Ir a contenido

PACTO ENTRE LAS DOS POTENCIAS MÁS IMPORTANTES DE EUROPA

El Reino Unido y Francia firman un acuerdo histórico de cooperación militar

El tratado sobre el arsenal nuclear incluye un nuevo centro de simulación que se construirá en Dijon

Sarkozy y Cameron aseguran que el trato no implica "la pérdida de soberanía nacional"

BEGOÑA ARCE

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, han firmado esta mañana en Londres dos tratados de cooperación militar sin precedentes, que incluyen la celebración de pruebas simuladas conjuntas del arsenal nuclear. Un apretón de manos y una salva de aplausos en las dependencias de Lancaster House han sellado el pacto entre las dos potencias militares más importantes de Europa.

“Este es un tratado basado en pragmatismo, no solo en sentimentalidad”, ha declarado Cameron. “Nuestras sociedades nunca han estado tan conectadas”, ha subrayado el primer ministro británico, recordando la amenaza del terrorismo internacional. “Con este tratado nuestros ciudadanos van a estar más seguros y mejor protegidos en esta era global de incertidumbre en la que vivimos”. Sakorzy ha ratificado sus palabras. “Se dan todas las condiciones para que nuestros dos países construyan una relación excepcional”, ha afirmado.

Centro de simulación en Dijon

El tratado sobre arsenal nuclear incluye un nuevo centro de simulación, donde trabajaran científicos británicos y franceses, que se construirá en Dijon y comenzará a funcionar en el 2014. Allí se probarán las ojivas atómicas de los dos países. Al otro lado del Canal de la Mancha, la localidad inglesa de Aldermaston será la sede de un centro de investigación para desarrollar nueva tecnología militar.

Los pactos, con vigencia durante los próximos 50 años, tienen carácter bilateral e incluyen la formación de un fuerza conjunta de en torno a 5.000 soldados de intervención rápida preparados para combatir unidos en un posible conflicto. Franceses y británicos también compartirán el uso de sus respectivos portaaviones y aviones de combate.

Tanto Cameron como Sarkozy han subrayado que los acuerdos no implican el debilitamiento o la pérdida de soberanía nacional. “No se trata de crear un ejercito europeo, ni de compartir nuestras fuerzas de disuasión nuclear .Gran Bretaña y Francia son y seguirán siendo siempre naciones soberanas”, ha remarcado el primer ministro británico para deshacer, según ha dicho, “algunos mitos”.

Ampliar la cooperación

La nueva cooperación en defensa entre los dos países ha venido forzada por la crisis económica y los recortes presupuestarios, como también han reconocido ambos mandatarios. No hay ni libras esterlinas ni euros suficientes para que británicos y franceses mantengan su propia capacidad estratégica. La única forma de seguir siendo actores de primer rango en la defensa internacional, a pesar de la reducción de recursos, es ampliar la cooperación.

La puesta en práctica del tratado puede toparse con dificultades. La eventualidad de que uno de los países quiera intervenir en un conflicto internacional y el otro no, es una de ellas. Está también la cuestión del intercambio de información de los servicios de inteligencia, prácticamente inexistente hasta el momento entre franceses y británicos.

0 Comentarios