Ir a contenido

CATALANES EN LAS ANTÍPODAS

Marc y Ona, encuentro en Australia

Carbonell,que está mejorando su inglés con una beca, visitó por sorpresa a su amigo Márquez en el circuito de Phillip Island

Emilio Pérez de Rozas / Phillip Island

reportaje de emilio ona marc phillip island australia

Ona Carbonell y Marc Márquez coincidieron en el circuito australiano de Phillip Island. / periodico

Y, de pronto, en la conferencia de prensa de la ‘pole’ del Gran Premio de Australia, en el precioso circuito de Phillip Island, cuyo asfalto lame las orillas del mar de Tasmania, aparece Ona Carbonell y se sienta, discretamente, en la platea. Y, al rato, una vez concluida la charla con Marc Márquez que, de nuevo (¡y van a 72!, récord absoluto), consiguió ser ese día el más rápido, ella, una de las más grandes deportistas de toda la historia (20 mundiales, dos medallas olímpicas, “unas 40 medallas entre Europeos y demás campeonatos”, dice con enorme discreción), se acerca a Marc a saludarlo. Y el tricampeón del mundo más joven de la historia de MotoGP exclama sorprendido: “¡Hombre, tú por aquí! ¿qué ha pasado?”.

Lo cierto es que para la expedición española tropezarse con Ona en Australia fue toda una sorpresa. “Estoy aquí pasando un mes, gracias a una beca de la compañía aussieyoutoo.com (‘australiano tú también’), que te facilitan las cosas para que puedas convivir, el tiempo que quieras, en cualquier punto de Australia, proporcionándote la manera de estudiar, trabajar o ir a la universidad para que aprendas o mejores tu inglés, o hagas una carrera”, cuenta Ona. Y es que pronto, muy pronto, ella va a tener su propia beca de estudios y/o trabajo con esa empresa. “La verdad es que te proporcionan todas las gestiones de forma gratuita, así que animo a todos los jóvenes, titulados o no, a que se pongan en contacto con ellos, pues hay que atreverse, hay que dar el salto, hay que abandonar la zona de confort que todos defendemos con pasión para atreverse a mejorar” explica.

Ona Carbonell y Marc Márquez, en Phillip Island / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Ona bromea con Márquez, cuyo inglés mejora día a día. “Las conferencias de prensa de la ‘sincro’, en las que predomina, lógicamente, el ruso y el chino, tenemos que hacerlas en inglés y yo necesito mejorar el mío, así que Australia es una oportunidad fantástica”, cuenta Ona, cuyos últimos éxitos se han producido (dos medallas de plata en ambos 'solos') en el reciente Mundial de Budapest. “Aquí, aunque somos muchos españoles e italianos, el inglés es, lógicamente, el idioma predominante y, sí, hace falta aprenderlo de niño, de joven, para que cuando llegues a MotoGP poder defenderte bien, entenderte con los técnicos de neumáticos, suspensiones y fábricas japonesas, aunque todo mi equipo técnico es español”, le explica Márquez, buen amigo de Ona tras compartir muchas sesiones de entrenamiento en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat.

Concurso benéfico

Ona recuerda que, no hace mucho, Márquez, Rafa Nadal, Andrés Iniesta y Pau Gasol (¡menúdo cuarteto de amigos que tiene!) le ayudaron en un concurso benéfico que organizó a través de las redes sociales, en el que debías adivinar aspectos curiosos sobre ellos. Los acertantes tuvieron la posibilidad de conocer y pasar un buen rato con cada uno de esos deportistas. “La verdad -le sigue explicando Ona a Marc-, es que Australia me está impresionando mucho, pues es un país fantástico. Algo carito, sí es, pero muy abierto, con ciudades espectaculares y, sobre todo, enormes extensiones y pueblecitos muy curiosos. La gente es muy cariñosa y atenta”.

Damià Aguilar, de Catalunya Ràdio, le pregunta a Marc si se atrevería a saber cuántas medallas, entre mundiales y olímpicas, suma Ona. “Si me lo preguntas así es porque, seguro, ha conquistado un montón. No sé, ¡20! por decir una animalada”, suelta el piloto. “¡Casi, 22!”, dice ella. “¡Uf!, una barbaridad, tremendo”. Y cuántos títulos del mundo tiene Marc, Ona, sigue Aguilar. “No sé, ¡cuatro!”. ”También casi, ¡cinco!”, dice modestamente Márquez, a lo que Damià y yo añadimos “¡casi seis, casi seis!”. Y Márquez nos riñe: “Aún falta lo peor, lo más difícil, intentar cerrarlo en Malasia, el próximo domingo [29 de octubre], antes, si puede ser, de acabar el campeonato en Valencia”.

Pregunto a Márquez qué tiene en común las motos con la 'sincro'. “Hombre, yo tengo que ir muy sincronizado con mi moto, sino no hay forma de hacer una buena vuelta, ni de subirnos al podio los dos”. Y todos ríen, pero es cierto, sí, la sincronización entre Márquez y su Honda es total, no la tiene nadie en la parrilla de MotoGP. “Eso -añade Ona-, y, supongo, que las muchas horas de entrenamiento de los dos”. “Bueno, en eso, creo que me ganas, pues un día en el CAR me dijiste que os entrenáis 10 horas al día, seis días a la semana ¡una barbaridad!”, comenta el ‘nen de Cervera’. “Y, no solo eso, Marc, sino que entrenamos todas esas horas, para jugárnoslo todo, todo, en tres minutos, que es lo que duran nuestros ejercicios”, explica la estrella mundial de la ‘sincro’.

Llega Marta Caparrós, responsable de aussieyoutoo.com, y le dice que la Fox TV australiana acaba de descubrir que está aquí y que quiere hacerle una pequeña entrevista para que le explique los motivos de su presencia en Phillip Island. Ona y Marc se despiden esbozando dos de las sonrisas más contagiosas del deporte español. Y se citan en el CAR de Sant Cugat para seguir machacándose.

0 Comentarios
cargando