Ir a contenido

El Langui: "No valgo para la política"

El rapero y actor se plantó delante de un autobús y, tras reunirse con la Comunidad de Madrid, ha logrado que los transportes públicos admitan a personas de movilidad reducida

Olga Pereda

Juan Manuel Montilla, El Langui, en un parque cercano a su casa, en San Martín de la Vega (Madrid).

Juan Manuel Montilla, El Langui, en un parque cercano a su casa, en San Martín de la Vega (Madrid). / JUAN MANUEL PRATS

La falta de oxígeno en el parto hizo que Juan Manuel Montilla (Madrid, 1980) naciera con una parálisis cerebral que le afecta al movimiento. Sus piernas y sus brazos no van tan rápido como a él le gustaría. Pero su cabeza va como una moto. Y su corazón. Padre de dos hijos de nueve y seis años, el líder del grupo de rap La Excepción, que también es actor ('El truco del manco', 'El chiringuito de Pepe'), se puso delante de un autobús interurbano de Madrid ante la negativa a dejarle subir con la motillo eléctrica con la que se desplaza.  

Si usted no fuera El Langui, sino un ciudadano de a pie, no le hubiera llamado el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, que terminó por cambiar la normativa para hacer accesibles los buses. Esa es la realidad que vive la gente de la calle, gente que no tiene voz. Y cuando la alza un poco hacen todo lo posible por taparle. Yo soy una persona mediática y la prensa se hace eco de mi lucha.

Una lucha que empezó de niño, cuando sus padres le ponían el Cola Cao en una estantería alta para que usted se esforzara y lo alcanzara. Lo hacían para que me valiera por mí mismo. Pero si no lo hubieran hecho ¿sería yo menos combativo? No lo sé. A lo mejor sí. A lo mejor aquel día [el 19 de febrero] me hubiera resignado y hubiera cogido un taxi. Pero cuando me dijeron que no podía subir al autobús, dije: "¿Cómo? ¿Y la ley universal de accesibilidad? ¿Por qué hay que mendigar?". Es que parece que estamos mendigamos y no exigiendo nuestros derechos.

Ha ganado. Una victoria más de El Langui. No. Una victoria más de la gente de movilidad reducida.

¿Por qué se quita mérito? Porque no lo tengo. Solo tengo la suerte de ser mediático.

¿Usted coge ese autobús todos los días? No. Yo, por razones de trabajo, me muevo en taxi. Me lo puedo permitir. O a veces voy en coches de mi oficina. Pero cuando me apetece y tengo tiempo libre cojo el bus. Así lo he estado haciendo ocho años.

Hasta que un día le dijeron que no, que no podía montar. De la noche a la mañana cambió la supuesta normativa.

Y se puso delante del bus. Y dijo que no se movía. Tengo dos cojones gordos. Había personas que viajaban en el autobús que me decían que tenían que ir a trabajar o recoger a sus hijos. Gente que pensó: que le quiten de en medio, que es un problema, a ver si viene la policía. A las minorías nos pasan por delante siempre. Pasó con los desahucios. Pero hubo gente con dos cojones que se puso delante.

Tras su reunión con el consejero de Transportes la normativa cambióSí. Ahora no se especifica con qué modelo de motillo o de silla de ruedas puedes subir. Lo único que se dice es que no debe pesar más de 300 kilos.

Después de esta batalla ganada, ¿cree que Warner [discográfica con la que Montilla mantiene una disputa judicial desde el 2008] se habrá asustado? La Excepción [el grupo musical de Montilla] lleva muchos años en esa disputa con Warner. Creemos en la verdad. Esto es David contra Goliat. Si te metes en los juzgados con una multinacional lo primero que tienes que tener es pasta para los abogados. Llevamos desde el 2008 luchando.

En teoría, usted no puede sacar al mercado ningún disco. Pero lo acaba de hacer. Uno en solitario ('Hola'). ¿Y con el grupo, se atrevería a publicar otro CD a pesar de las directrices de Warner? Pues sí. De hecho, lo sacamos en el 2009, un año después de la demanda. Aunque no lo pusimos a la venta, lo decidimos regalar. He sacado mi disco y a mí no me van a robar la ilusión. Si me demandas porque he incumplido no sé qué cláusula yo voy a seguir currando. Yo no te pertenezco, Warner. ¿Qué es esto? ¿La esclavitud?

¿Es verdad que le ha llamado Podemos para unirse a sus filas? No. No valgo para la política. No saquemos las cosas de quicio. Soy un tipo inquieto y creativo. Lo que tengo dentro lo saco con la música. En mis discos siempre hay contenido social y reivindicación. Pasó con la basura de mi antiguo barrio, Pan Bendito. En una canción decía "Manuela Carmena no te relajes" y puse una foto de una papelera llena de mierda.

0 Comentarios