Ir a contenido

TRANSTORNO LÍMITE PERSONALIDAD

Alteraciones en el cerebro implicadas en trastorno límite de personalidad

Hallan alteraciones en la estructura y función del cerebro que se relacionan con el trastorno límite de personalidad

Un estudio de la Fundación para la Investigación y Docencia María Angustias Giménez (Fidmag) de las Hermanas Hospitalarias ha revelado que las personas con un trastorno límite de la personalidad (TLP) presentan alteraciones en la estructura y la función del cerebro.

Este trastorno se caracteriza por impulsividad, desregulación emocional, relaciones interpersonales inestables y experiencias cognitivas cercanas a los episodios psicóticos. El estudio ha sido publicado en la revista Biological Psychiatry y se ha presentado en el marco de una jornada de investigación de la Fidmag, celebrada esta mañana en el Hospital Sant Rafael de Barcelona. Además del grupo investigador de la Fidmag Hermanas Hospitalarias Research Foundation, liderado por la doctora Edith Pomarol-Clotet, en la investigación han participado también el Hospital de Sant Pau, el Hospital de Bellvitge y el Consorci Sanitari de Igualada.

Entre los resultados obtenidos destaca la presencia de alteraciones en la zona frontomedial del cerebro, que se encuentra entre los dos hemisferios y que tiene un papel relevante en el control de las emociones y en la toma de decisiones. Precisamente, la pérdida del control de las emociones y la impulsividad son los síntomas más característicos del TLP. El investigador de Fidmag, Raymond Salvador, ha explicado que es "relevante que dichas alteraciones se presentan tanto a nivel de la materia blanca del cerebro, formada por los axones que conectan las diferentes partes del cerebro, como de la materia gris, que es donde se localizan las neuronas que llevan a cabo las funciones cerebrales".

Los resultados también apuntan hacia un sistema funcional del cerebro recién identificado, la red neuronal por defecto, de la cual la corteza frontomedial constituye una parte importante. Esta red está implicada en los procesos y reflexiones internas sobre uno mismo y en el pensamiento automático. En condiciones normales, esta red está activa cuando estamos en reposo y se desactiva cuando ejecutamos una tarea. "Sería como el salvapantallas del ordenador, que está activo cuando el dispositivo está en reposo y desactivado cuando se está utilizando", ha puesto como ejemplo la doctora Pomarol-Clotet. Las personas con TLP presentan un déficit de desactivación de esta red, "como si tuvieran que estar trabajando con el ordenador con el salvapantallas encendido, al no poder desconectar de su mundo interior", según la investigadora.

Según el psiquiatra Salvatore Aguilar Ortiz, uno de los autores del estudio, el TLP es un síndrome que con frecuencia resulta complicado distinguir de otras enfermedades, como el trastorno bipolar, la depresión o algunos tipos de trastorno de personalidad. A raíz de los resultados del estudio, Aguilar considera que herramientas como las nuevas técnicas de neuroimagen pueden ser de gran ayuda para diagnosticar TLP. 

0 Comentarios
cargando