Ir a contenido

MAPATÓN EN BARCELONA

Cómo hacer mapas que salvan vidas

Voluntarios de todo el mundo cartografían lugares olvidados para facilitar la labor de las oenegés

Sonia Gutiérrez

Cada vez que hay una catástrofe, una legión de voluntarios se moviliza para trasladarse al país afectado y ofrecer su ayuda a los damnificados. Son la cara visible de la solidaridad. Otros, de manera más silenciosa, colaboran desde su ordenador. Hacen mapas. Mapas que salvan vidas.

Hay poblaciones -las que menos interés comercial despiertan- que no están en los mapas. No estar en los mapas es lo más parecido a decir que no existen. Y si 'no existen', es muy complicado que llegue cualquier tipo de ayuda o servicio a esos lugares. Por eso, miles de voluntarios de todo el mundo se dedican a cartografiar los lugares olvidados del planeta.

Dos miembros de MSF, durante el mapatón de Barcelona.

FERRAN SENDRA

Dos miembros de MSF, durante el mapatón de Barcelona.

A veces, estos voluntarios celebran mapatones (mapa + maratón) en las que pasan horas cartografiando una región concreta. Barcelona ha sido el escenario de este voluntariado cartográfico esta semana, cuando medio centenar de personas se dieron cita el miércoles en la Facultat de Geografia i Història de la Universitat de Barcelona, convocados por Médicos sin Fronteras (MSF).

LA 'WIKIPEDIA DE LOS MAPAS'

El mapatón de Barcelona lo coordinó Missing Maps, una iniciativa de varias oenegés (la Cruz Roja y MSF, entre ellas) para "situar a las personas más vulnerables del mundo en el mapa". Lo hacen de la mano de Openstreetmap, que es algo así como la 'Wikipedia de los mapas': un proyecto colaborativo de licencia abierta, en el que cualquiera puede introducir información cartográfica, para que los demás la consulten.

Para entender la importancia de la cartografía en la labor humanitaria puede verse un vídeo que resume en medio minuto los días posteriores al terremoto de Haití del 2010, en el que murieron 316.000 personas. El vídeo muestra el mapa del país antes del seísmo -con unas pocas carreteras marcadas- y cómo, tras la tragedia, surgen multitud de caminos y puntos verdes (los campamentos). Voluntarios de todo el mundo trabajaron contrarreloj para que los equipos de emergencia en Haití tuvieran información detallada del terreno.

Casos de emergencia como el de Haití son una prioridad a la hora de elegir qué lugar 'mapear'. Luego están las zonas donde las oenegés tienen algún proyecto. "Hay muchas zonas sin cartografiar, siempre es pertinente hacerlo, pero ha de haber una necesidad operacional", dice Juan José Arévalo, responsable de MSF. En el mapatón de Barcelona, se eligió una zona donde está MSF España: la región de Mongo, en Sierra Leona.

Un voluntario marca la línea de un camino sobre una imagen por satélite de Sierra Leona.

FERRAN SENDRA

Un voluntario marca la línea de un camino sobre una imagen por satélite de Sierra Leona.

El trabajo del voluntario consiste básicamente en fotointerpretación: abrir una imagen por satélite (de empresas como Microsoft o DigitalGlobe) en el ordenador y marcar lo que se ve (un puente, una casa...). No hace falta ser profesional, los aficionados son bienvenidos, pero deben tener buen ojo para distinguir, por ejemplo, si la línea marrón que se abre entre las copas de los árboles es o no es un camino.

El objetivo es celebrar varios mapatones al año. "Hay que dejar espacio para las emergencias, pero me gustaría hacer al menos tres en España", explica Arévalo. El próximo ya está programado para finales de marzo en Valencia. 

TAREAS ABIERTAS TODO EL AÑO

Jaume Figueras es voluntario de Openstreetmap desde sus inicios. Para cartografiar lugares olvidados no hace falta esperar a un mapatón, explica. Se puede hacer todo el año "desde casa", afirma. Solo hay que registrarse en la web del equipo humanitario de Openstreetmap y ver las tareas abiertas. Identificar edificios en Zambia para una campaña contra la malaria o cartografiar el distrito del Serengueti en Tanzania para ayudar en la lucha contra la mutilación genital de las niñas son algunas propuestas. Hay tutoriales para novatos.

Jaume Figueras (de pie), voluntario de Openstreetmap, durante el mapatón de Barcelona.

FERRAN SENDRA

Jaume Figueras (de pie), voluntario de Openstreetmap, durante el mapatón de Barcelona.

"Los mapatones sirven para captar voluntarios y darte a conocer", explica Figueras, que remarca que muchas personas que acuden a estas convocatorias son principiantes, y unos validadores revisan después todo el trabajo. Daniel Doria, estudiante de tercero de Geografía, se estrenó en el mapatón de Barcelona. Para este alumno era una oportunidad de "aplicar lo aprendido en clase", pero también lo hizo "para sentirse útil".

Desde el 2014, los voluntarios de Missing Maps han cartografiado 6,2 millones de edificios y más de 926.000 kilómetros de vías terrestres. Pero el trabajo no ha terminado: mientras haya espacios vacíos en los mapas, habrá personas esperando que les saquen del olvido.

0 Comentarios