El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Vergüenza política

DAVID CASTRO

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en una imagen de archivo.

Ramon GausachsL'Hospitalet de Llobregat

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 12 de septiembre del 2017 - 11:45 h

El día 6, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, manifestó la "vergüenza política" que había sentido al ver el "abochornante espectáculo" del Parlament aprobando las leyes de desconexión.

Me gustaría recordarle a la vicepresidenta los momentos de vergüenza que he experimentado con la política nacional, como por ejemplo cuando se modificó el artículo 135 de la Constitución, ilegal porque vulneró todo su título X sobre el procedimiento de reforma. Vergüenza es lo que sentí cuando usted compareció en enero del 2013 con una lagrimita sobre el drama de los desahucios y diciendo que "eso nos puede pasar a cualquiera".

Vergüenza es lo que siento cuando recuerdo por qué a Mariano Rajoy se le llama 'el presidente plasma', o cuando en junio del 2012 dijo que los españoles no pagarían nada por el rescate bancario, o cuando el ministro Montoro, en plena crisis y reducción de sueldos, se burló del Parlamento diciendo que "los salarios no han bajado, están moderando su subida".

Vergüenza es lo que sentimos cuando la consejera balear de Educación -¡Educación!-, del PP, demostró en 2013 no saber qué era el informe PISA rebautizándolo como "Trepitja" ('pisa', en catalán). Vergüenza es lo que sentí cuando leí en enero que España registró su peor récord histórico en percepción de corrupción, situándose en el puesto 21 de los 32 países europeos, o que en abril estábamos en el grupo de cabeza con peor percepción de la independencia judicial; o, y sin dejar el tema, cuando nos enteramos qué ocurrió en la sede del PP de Madrid con el ordenador de Bárcenas, o "ese señor del que usted me habla". Vergüenza es cuando leo cada año que España es el país de la UE con más paro, o que está a la cola en políticas sociales.

Participaciones de los lectores

Suciedad en las calles peatonales de Rubí

Jordi Gabin Ramírez Rubí

Vivo en Rubí, un pueblo relativamente pequeño y tranquilo donde la política del ayuntamiento ha sido, este último tiempo, cerrar calles al tráf... Seguir leyendo

Escola Rocafonda: Menú Halal per respecte, tolerància i diversitat

Roser Majó Mataró

Com a mestra i directora de l'escola Rocafonda, escric la present carta després de veure amb tristesa i impotència pel ressò arran del canvi del servei ... Seguir leyendo

Carta a Miguel Hernández sobre la independencia: Desperté de ser niño

Cristina Villalba Salvador Barcelona

Te escribo a ti, Miguel, porque sé que, aunque muerto, atenderás a lo que pasa en mi tierra, más que otros que se pasan de vivos.... Seguir leyendo

Serrat, ara sí que no t'entenc

Jordi Terris Badalona

Joan Manuel, fa ja molt temps que em costa d'entendre't, però després de les teves darreres declaracions encara t'entenc menys. La teva posició en c... Seguir leyendo

Gracias, Jordi Évole y gracias, Carles Puigdemont

Carlos Egler Jiménez Barcelona

Jordi Évole: Catalán, de Cornellà. Periodista de raza. Incisivo, preparado, informado, afilado, respetuoso. ... Seguir leyendo

Cumplir la palabra tiene un precio

Gabriel Moreno Soriano Santa Coloma de Gramanet