El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

"Vergüenza ajena ante la pobreza infantil en España"

ARCHIVO / FERRAN NADEU

Una madre y su hija, usuarias de Cáritas de Badalona.

Ramón Cadórniga MaoMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 20 de abril del 2017 - 09:28 h

Tengo mas de 65 años y siento vergüenza ajena: "España es el tercer país, junto con Letonia y Chipre, en el que más ha aumentado la diferencia entre la protección social a los mayores de 65 años y la que se proporciona a los niños, porque, durante la crisis, se ha protegido de manera mucho más eficaz a los ancianos que a los más pequeños".

España tiene una de las tasas más altas de pobreza infantil de la UE y es el tercer país, por detrás de Rumanía y Grecia, tanto en pobreza relativa como en "anclada", que alcanza a casi el 40 % de los niños, con un aumento de nueve puntos porcentuales entre 2008 y 2014. Estos datos se ponen de manifiesto en un informe de UNICEF publicado recientemente.

Desde la perspectiva de mis más de 65 años y viendo el nivel de gasto que en los presupuestos generales del Estado de 2017 se dedicará a la protección de la familia y atención a la pobreza infantil (342 millones para esta última), uno no deja de preguntarse si realmente esto ayudará a paliar la elevada pobreza "severa" entre los niños y el crecimiento de la inequidad.

Yo estoy dispuesto a aceptar, en la parte que me corresponde, si esta es la solución, que se reduzca la protección social a los mayores de 65 años para que se proporcione una mayor asignación a la infancia, ya que, durante la crisis, se ha protegido de manera mucho más eficaz a los ancianos que a los más pequeños. ¿Será porque nosotros votamos y ellos no?

Lo que sí está claro es que para mejorar la "escasa protección social a la infancia" en España se debería, tal como propone UNICEF, poner en marcha una prestación por hijo a cargo "mucho más generosa" y que llegase a un colectivo más amplio, incluso universal.

Es obvio que el Gobierno y los partidos de la oposición deben proponer medidas más igualitarias invirtiendo más y mejor en la infancia en un país como el nuestro que, según Eurostat, ha dedicado un 1,3% del PIB a este menester, un promedio muy por debajo de la media de la UE.

Superar la desigualdad exige que todos seamos protagonistas del cambio: el Estado, el sector privado y la sociedad en general, porque es un deber inexcusable, irrenunciable e impostergable.

Nosotros, como sociedad, debemos ser la voz activa y promover movimientos que reconozcan que los derechos de la infancia son prioritarios Debemos ser los mensajeros de los niños y las niñas, porque tienen pleno derecho a que sus voces y anhelos sean escuchados y tenidos en cuenta.

Participaciones de los lectores

Viena is different...

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

Després d'haver estat a Viena puc dir que sorprèn, si més no a algú de Barcelona com jo, la netedat del seu centre històric, dels seus car... Seguir leyendo

El retraso en los préstamos de la bibliotecas

Mercedes Muñoz Barcelona

Cada vez somos más las personas que acudimos a las bibliotecas públicas para pedir en préstamo libros, cedés, películas... Muchas veces ha... Seguir leyendo

La campaña veraniega de 'la Grossa' incita al riesgo

Carlos de Buen Barcelona

Dentro de la campaña de comunicación de ‘la Grossa’, orientada a los meses de verano y en la que se prom... Seguir leyendo

Disfrutar del verano se acaba por el cambio climático

Martí Gassiot Barcelona

Sol, playa y calor ha sido la combinación perfecta que ha catapultado España hacia un claro liderazgo turístico en época estival. No obsta... Seguir leyendo

Trampes de circulació

Pol Amat Barcelona

Ens avisen que hi ha una nova estafa del radar que arriva per correu, bé, jo parlaré d'altres estafes 'legals':  C-31, alçada de Bada... Seguir leyendo

Los cantos de sirena del FMI

Miguel Fernández-Palacios Madrid

Renegando de sus principios fundacionales –combatir la pobreza–, las políticas del FMI promueven un capitalismo neoliberal que... Seguir leyendo

Las vacaciones y la nueva revolución laboral

Óscar Asensio Barcelona

Vacaciones, merecidas vacaciones, esperadas vacaciones o no. Nada tiene sentido, o ¿sí? Sí, para el sistema y para los que el desenfreno, ... Seguir leyendo

Venezuela: la realidad es una doncella

Andrés Marí Fombellida Calella

¡Cuántas cosas hemos de tratar! ¡Cuántas luchas pueden fundirse en una sola! A veces el tiempo se vuelve egoísta y pareciera que no nos permite el más mínimo desliz.... Seguir leyendo

Manca d'espais verds a Barcelona

Montse Olivé Barcelona

Valoro positivament els objectius de l’Ajuntament de Barcelona, però hi ha actuacions que em sembla que no encaixen amb les expectat... Seguir leyendo