El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Una pancarta para todas las víctimas de ETA

Emilio Naranjo / EFE

Marimar Blanco, Cristina Cifuentes y Manuela Carmena, en el acto conmemorativo celebrado en Madrid por los 20 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco.

José V. MadolellBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 17 de julio del 2017 - 11:22 h

Recuerdo con nitidez la amargura de las 48 horas previas al asesinato de Miguel Ángel Blanco el inmenso dolor por su trágico final y la rabia, gritos condenatorios y cantos a la libertad en la multitudinaria manifestación de Barcelona en la que participé. Dolor y rabia que seguro no es equiparable al muchísimo mayor sufrido por sus padres, hermanos, familiares, amigos y compañeros.

Pero con la misma firmeza también quiero expresar que el dolor y la indignación no solo fué por Miguel Ángel, que también, claro que sí, sino por todas las víctimas asesinadas hasta entonces, fue un basta ya de tanto dolor y de tanta barbarie asesina, no exclusivamente la más reciente. De la muerte de Miguel Ángel padecimos la esperanza infinita de que nos lo devolvieran vivo, de otros ni eso: nos enteramos cuando ya habían recibido el tiro en la nunca o la bomba asesina destrozaba sus vidas y las de sus familias.

Nunca fue una reivindicación exclusiva, todo lo contrario, si alzamos la voz fue en nombre de todos, por tanto, con todo el cariño y respeto a María del Mar Blanco, creo que no tiene derecho y que se equivoca al patrimonizar y monopolizar esa reacción tan digna de todo un pais en la figura de su hermano. De la instrumentalización que hace su partido seré comedido mostrando el mayor de los desprecios.

Vivo en la plaza de la Tolerancia, donde se ubica Hipercor. El día del atentado me acercaba a casa desde el trabajo y noté problemas de tráfico, sirenas de ambulancias y humo, imaginé que era un incendio. Desde el teléfono de un bar, a la vez que veía las imágenes en televisión, llamé a mi esposa que, aterrada, me narraba lo que había pasado y que, momentos antes de estallar la bomba, ella y mi hija se disponían a entrar en Hipercor, pero que por la necesidad de ir al lavabo, decidieron regresar a casa. Me quedé atónito y estremecido y aún hoy lo noto cuando pienso que el inmenso dolor que siente aún María del Mar podría estar sufriéndolo yo acutalmente por mi esposa y mi hija. En el atentado murieron 21 personas y muchas resultaron heridas, algunas de ellas, conocidas y vecinas: Álvaro Cabrerizo perdió a su esposa y a sus dos hijas, y Nuria Manzanres a sus dos hijas y a su hermana, ¿cabe mayor dolor?

Por tanto no nos equivoquemos en establecer ránkings competitivos de calidad o poner cara única o apellidos a la terrible tragedia de las víctimas, de las que también siéndolo algunas están vivas y no reconocidas como tales. ¿Por qué, en la pancarta, la foto de Miguel Ángel y no la de la familia de Álvaro o de Nuria o de las víctimas de Vic, Madrid, Sevilla, Euskadi... No, nos equivoquemos. En las pancartas solo caben palabras de libertad, democracia, apoyo, respeto y reivindicación de todos para todos. Y rechazo, desprecio y absoluta condena hacia los asesinos. Esa es mi pancarta. No generemos más víctimas colaterales a través del odio, la sinrazón y despreciables tacticismos políticos.

Espero que lo entiendas, María del Mar, un abrazo sincero.

Participaciones de los lectores

El sexisme es perpetúa en el s.XXI

Marta Sánchez Martínez Alella

Treballo en una tenda al centre de Barcelona i estic realment indignada amb la gran diferenciació que es fa entre sexes... Seguir leyendo

Llega el frío y sube el paro

Andrea Castillo Sant Boi de Llobregat

Ahora que vuelve el frío y decimos definitivamente adiós al verano, empezamos a ver más esta imagen: terrazas vacías que antes siempre est... Seguir leyendo

Cuando la cárcel no es la solución

Ana Millanes Barcelona

Me siento dentro en medio de una lucha de diferentes poderes, en una pelea entre la legislación y la política e... Seguir leyendo

Calentamiento global: Winter is not coming

Anna González Solano L'Hospitalet de Llobregat

Se acerca el invierno, nos dice Juego de Tronos. Pero yo digo que no se acerca el invierno, todavía. En la serie, esta estación del año tarda 6... Seguir leyendo

La trampa del párking de Les Glòries

Horacio Vasquenz Mato Barcelona

Les quiero contar a los lectores esta experiencia para que no caigan en la trampa, como me ocurrió a mí. Una mañana fui al centro comercial Les Glòries... Seguir leyendo

Malestar per la desaparició del bus H16

Mª Teresa Riera i 100 signatures més Barcelona

L' Àrea de transports de l'Ajuntament de Barcelona publicita que ha afegit a la xarxa tres nous autobusos urbans, però els veïns dels carrers de Doctor Ferran, de Ma... Seguir leyendo

El delito de ser mujer en la (in)cultura de la violación

Marina Saiz Agúndez Barcelona

Desigualdades dentro y fuera del terreno de juego

Sarai Expósito López Barcelona

No sé si lo sabían, pero Cristiano Ronaldo ha sido padre. Otra vez. Neymar ha dejado de llorar.  ¿Saben qu... Seguir leyendo

A los profesionales de Vall d'Hebron, muchas gracias

Antoni Moya-Angeler Barcelona

Me recupero de una operación a corazón abierto, realizada en octubre en Vall d’Hebron, en la que me han implantado dos válvulas y han rec... Seguir leyendo