El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Una España confederada es posible

DAVID CASTRO

Puigdemont y Rajoy, en la Moncloa, en abril del 2016.

Ovidi De JuanBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 16 de junio del 2017 - 13:30 h

Esta carta no pretende convencer ni cambiar las ideas de nadie, sino sencilla y únicamente exponer el modo de ver la situación de un ciudadano. Creo que, tanto con o sin referéndum, la vertebración actual de la España del 78 ya ha cumplido su función durante estos 40 años y ya no da más de sí. Bueno, no da más de sí tal como se está pilotando, y eso nos lleva a tener que replantearnos la concepción del Estado.

Reconozco que, situándonos en 1978, no se podía ir más allá en aquellos tiempos porque todavía existía lo que entonces se llamaba 'ruido de sables' en las instituciones militares hereditarias de la dictadura. Hubo que cocinar (y ya fue mucho) ese "café para todos" del sistema autonómico. Se incluyó el concepto de "nacionalidades y regiones" en la Constitución, pero sin poder atreverse a ir más allá de incluir esos conceptos.

Si se hubiese podido, se debería de haber estructurado el Estado reconociendo que en él estuviesen, de forma diferenciada y reconocida, Euskadi, Catalunya y Galicia, pero no era posible en aquellos momentos. El hecho de esa "diferenciación y reconocimiento" no rompía para nada la España que quería instituirse en la nueva Constitución, y los siete ponentes que la confeccionaron dejaron esa puerta abierta para su posible desarrollo cuando llegasen tiempos mejores.

Una Constitución, cualquier Constitución, supone el establecimiento de unos mínimos para la convivencia, a partir de los cuales reglamentar y legislar esa convivencia hacia mayores cotas futuras. Una Constitución nunca establece unos máximos que no puedan traspasarse, mejorarse y modificarse hacia las mejoras que una nueva convivencia exija, adaptándose a cada tiempo.

Me parece que han llegado los tiempos de reconocer esa "diferenciación y reconocimiento" en el caso de las tres naciones mencionadas, es obvio. Y no voy a entrar en las realidades de otras que tal vez pudieran encontrarse en la situación de serlo también, como creo que es el caso de Andalucía y Canarias. La antigua Castilla y León, lógicamente, también debería reconocerse como nación, y el resto de las autonomías actuales seguro que encontraría su encaje en dichas naciones.

Por reconocer esas naciones diferenciadas España no se rompería. Solo habría que adaptarla a una nueva vertebración. Aunque quizá pueda parecer anticuado, yo creo que un futuro esperanzador y prometedor podría ser la creación de una Confederación Ibérica de Estados en la que, si así lo quisieran, hasta podría incluirse a Portugal. Una Confederación a la que cada parte confederada se adscribiese libre y voluntariamente, otorgando al Gobierno central aquellas competencias que decidiesen poner en común por el bien de todas las partes confederadas. Eso no es romper España, es vertebrarla de nuevo, reconstruirla hacia el futuro en una nueva concepción.

Participaciones de los lectores

La música als vagons del metro, una llauna

Xavier Vidal Barcelona

Des de fa mesos cada migdia i cada vespre pateixo l’atac acústic de diferents músics que es passegen tocant l’acordió i altres... Seguir leyendo

Dejemos el horario en España como está

José Luis Calzada Barcelona

Según tengo entendido, en 1942 se produjo un cambio de hora adaptado al horario alemán por cuestiones de afinidad ideológica. Esto se mant... Seguir leyendo

Debemos llorar

Ignacio Galcerán Barcelona

Un comentario realizado por una jueza de Operación Triunfo me hizo pensar sobre un tema del que poco se habla. La jueza explicó q... Seguir leyendo

Els toros com a símbol de la unitat de la pàtria

Jordi Pausas París

En el seu temps, el rei Carles III, acordat amb el ministre Jovellanos, prohibí les curses de toros, ja que ambdòs consideraven que era un desp... Seguir leyendo

TV-3 y 'los otros'

Pep Caballero Palafrugell

Vaya por delante que estoy totalmente en contra de todo tipo de violencia.... Seguir leyendo

El sinsentido nuclear

Rafael Gutiérrez Amaro Linares

Un niño entierra a otro niño. Desde el 31 de diciembre del 2017 el Papa Francisco ha querido que sea divulgada en todo el mundo la foto histórica de Nagasaki de 1945... Seguir leyendo

España, una falsa democracia que culpa a Catalunya

Claudia Lemus Jacob Esbjerg

Hace más de 10 años que empecé a viajar a España, y tengo muchos recuerdos bonitos de la gente que he conocido en mis viajes por España y sobre todo los dos años que... Seguir leyendo

Cuando no se levantan ni de los asientos reservados de los buses

M. Elena Pérez Arce Barcelona

Diariamente veo incivismo en los transportes públicos. Es una actitud que desprecio y denuncio y que por desgracia cada vez es más usual. ... Seguir leyendo

La utópica justicia independentista

Jaime Rodríguez Soto Cunit

En respuesta a la carta de la lectora Dolors Pania... Seguir leyendo