El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Respeten los espacios reservados para sillas de ruedas en el bus

FERRAN NADEU

Andrés Hinarejos MontanoBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 10 de mayo del 2017 - 10:00 h

Un diez para una conductora de autobús, concretamente de la línea H16, "Coja al niño en brazos y cierre el cochecito". Así le respondió esta conductora a una pasajera. Iba el bus lleno y en la parada había una persona con silla de ruedas y, al sacar la rampa para que pudiera subir, casi todos los pasajeros (incluida la persona del cochecito) gritaron que se esperara al próximo bus, que este iba demasiado lleno. Y entonces fue cuanto la conductora dijo que iba una silla de ruedas y el autobús tiene dos plazas reservadas para ello. Le respondieron entonces que también iba ya un cochecito de niño. "Pues coja al niño en brazos y plegue el cochecito", dijo.

No tengo nada en contra de los bebés y sus carritos, ni de los turistas y sus maletas, ni de los carros de compra... Solo quiero reivindicar nuestros derechos. No permitiré ser siempre el último, máxime cuando las reservas en el bus, como muchas otras cosas, las hemos conseguido tras muchísimas horas perdidas y muchos dolores de cabeza.

Sin ir más lejos, ayer subí a un autobús donde había tres cochecitos y la respuesta al solicitar si me podían hacer un sitio, fue contundente: "yo estaba primero". Pues nada, a viajar en mitad del pasillo por donde pasa la gente, con las molestias que supone para todos, y yo nervioso mientras la persona que ocupaba el lugar reservado para sillas de ruedas insistía en que lo había ocupado primero. Y esta vez el conductor de la línea H16 se lavó las manos.

Creo que la rotulación donde dice "preferente", con el dibujo de una silla de ruedas, tendría que ser más clara. Y el conductor, como responsable del vehículo, ha de intervenir y, de la misma manera que cuando viajan dos personas con silla de ruedas no deja subir a una tercera, hacer lo mismo con los cochecitos de bebé.

Respeten los sitios reservados del bus y los aparcamientos, que no están porque sí; simplemente son necesarios para que mucha gente pueda ser un poco más libre.

Participaciones de los lectores

Nuestro tiempo, tempus fugit

Jaume Mestre Servera Barcelona

No nos enseñaron bien

Lidia Ruiz Barcelona

Nos han enseñado a estar alegres y sonrientes, pero yo cuando quiera estaré triste y lloraré. Pondré la carita amarilla de tristeza, en mi... Seguir leyendo

La bogeria del WhatsApp

Joan Pallarès-Personat Barcelona

Campanya contra l'assetjament sexual

Laia Altaba Ordoñez Mataró

El coste de la 'Fast Fashion'

Maya Triay Sarasa Neuhausen am Rheinfall

España tiene fiebre

Ana Millanes Barcelona

¿Y qué pasa con el cambio climático?

Alba Cabanell Medrano Barcelona