El Periódico

La aportación de los lectores

El turismo en Barcelona

Queremos que nos visiten, pero no acabar como figurantes de un decorado

ALBERT BERTRAN

Unos japoneses esperan en una parada anterior al parque Güell para coger sitio.

Josep V. MadolellBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 11 de agosto del 2017 - 08:00 h

Se habla de los enormes beneficios que aporta el turismo, pero no debe entenderse así si no mejora la calidad de vida del ciudadano. 'Turismo de calidad' no debe referirse a las personas que nos visitan sino a las políticas que se desarrollan. Los beneficios están dirigidos a grandes empresas y grupos de negocio, sin contemplaciones para el ciudadano. Solo tienen como objetivo que cada vez se pueda acoger a más visitantes y echar sin escrúpulos a los residentes que no dejan hueco.

Se dan infinidad de datos económicos sobre los beneficios que aporta el turismo, pero hay una insultante desinformación sobre a quién se distribuyen. Se generan puestos de trabajo, pero con sueldos bajísimos y en condiciones laborables durísimas, cosa que reduce el paro temporalmente, pero no aporta apenas beneficios a la Seguridad Social y sí gasto en la cuenta del paro.

Ese ciudadano presuntamente feliz porque trabaja es víctima del propio sistema porque su escaso salario le impide el acceso a la vivienda y tiene que migrar cada vez más lejos de su barrio, de su ciudad. Es el bucle de la trampa, su "bus turístico". Los barrios incorporan al visitante a la nueva realidad de la que ha sido expulsado el antiguo residente y el comercio de proximidad, dejando como 'beneficio' desmadres cívicos, acústicos, deterioro de la convivencia y la salud... en definitiva, beneficio cero.

Los grandes empresarios quieren construir hoteles sin parar, porque si no tienen una ocupación en torno al 75% no le son rentables, y necesitan incorporar masas de visitantes que, además, suponen un alto coste de mantenimiento, limpieza de calles y playas, servicios, etcétera que se sufraga con dinero público, que aquí sí pagamos todos.

Y a cambio, al ciudadano le han revuelto su escenario vital, le es difícil encontrar el pan o la fruta cerca porque los locales comerciales han sido comprados para poner tiendas de consumo para el turista. Los tan cacareados cruceros contaminan como 12.000 coches y semanalmente recibimos a tres. Y la especulación inmobiliaria impide que aflore actividad sociocultural.

Trabajo precario mal retribuido, inaccesibilidad a la vivienda y una hoja de ruta vital propia de un parque temático... En definitiva, se ha convertido al ciudadano en un intruso en su propia ciudad, a la que solo le permiten acceder para ser explotado. Las administraciones suelen mirar hacia otro lado, porque el titular "Los grandes beneficios del turismo" es muy contundente.

El Ayuntamiento de Barcelona ha frenado la construcción de hoteles y la reacción de los grupos económicos implicados ha sido ir a degüello contra el consistorio. Recientemente se ha acuñado el término 'turismofobia' que, en mi opinión es un error: no se tienen recelos contra el turista. Queremos ser visitados y compartir modos de vida, cultura, ocio, gastronomía, pero no ser barridos, expulsados, convertidos en figuras de cartón para el decorado turístico.

Participaciones de los lectores

La mala educació turística i la permisivitat de l'Ajuntament

Ana Martínez Pastor Barcelona

La culpa no és del turista, la culpa és dels locals i de la poca policia. Tot val amb tal què deixin diners. A la majoria de ciutats europ... Seguir leyendo

Multas exprés contra el incivismo turístico

Manu Cufré Barcelona

No me voy a meter con el tema de los alquileres turísticos, pero sí voy a sugerir una solución para el problema con los incívicos: la poli... Seguir leyendo

Apostar por el turismo de calidad

Gloria Fernández Girona

El turismo aporta riqueza a hoteles, restaurantes y empresas relacionadas con el sector, pero ha hecho que se pierda la esencia de ... Seguir leyendo

¿Qué quedará de Barcelona cuando no queden barceloneses?

David Quintero Funes Viladecans

Bajo mi punto de vista, en Barcelona no hay un problema de 'turismofobia'. En la ciudad de Barcelona, la más prodigiosa de entre las ciudades, ¿por ... Seguir leyendo

Contra las bicis y patinetes turísticos en Barcelona

Ángel Cervantes Fuentes Zapopan (México)

En 1984 llegué por primera vez a Barcelona y no he dejado de visitar la ciudad una o dos veces por año. He visto el crecimiento ... Seguir leyendo

Cuando el turismo solo beneficia a una minoría

Àngela Barriuso Benito Barcelona

Tengo la suerte y la desgracia de vivir en Barcelona. Suerte, porque de no vivir aquí, no podría costearme el viaje para visitarla. Y desgracia... Seguir leyendo

El incomprensible ataque al turismo de la CUP

Cristina Casals Massó Esplugues de Llobregat

Es imposible entender qué es lo que pretende la CUP. Por un lado quieren la independencia, pero por otro atacan al&#... Seguir leyendo

Barcelona ha perdido su identidad

Miguel Angel González Barrero Hospitalet de Llobregat.

Hace más de 30 años que resido en Barcelona. La conocía desde mucho antes, desde mi niñez. Ahora tengo 54 años. Podríamos decir que hubo un ant... Seguir leyendo

Cal reforçar la línia del bus 24, l'altre bus turístic

Ricard Giró Barcelona

No puc entendre com l’Ajuntament de Barcelona és incapaç de preveure situacions com la que succeix cada dia a la línea de bu... Seguir leyendo