El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Pegamento, la droga más barata

ALBERT BERTRAN

Dos jóvenes esnifan pegamento, en el metro de Barcelona, el pasado mes de mayo.

Sheila Redondo GrandeCerdanyola del Vallès

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 10:45 h

Hace un par de semanas, en un tren de camino a Barcelona, vi algo que jamás pensé que encontraría aquí. Un grupo de jóvenes, tan jóvenes que dudo que llegasen a la mayoría de edad, 5 chicos y 1 chica -ella aún menor si cabe- esnifando pegamento.

Entré al tren y primero pasé un grupo (más adelante descubriría que todos eran amigos) con un sospechoso olor a maría, avancé por el vagón hasta la otra punta, con la esperanza de librarme de ello, pero a medida que llegaba a ese extremo del tren iba notando un olor aún más fuerte, químico y ácido. Pensé en un primer momento que era algún tipo de producto de limpieza, no es extraño encontrar un olor así saliendo a por la ventilación o cuando han limpiado alguna pintada. Bendita inocencia la mía. Me senté a un par de asientos de distancia de ellos. Ya se veían drogados, uno en especial estaba muy desorientado y apenas podía abrir los ojos.

En mi cabeza una voz decía: mira, otros fumando porros, hoy sales del tren apestando a maría. Pero de repente me fijé, la mano de uno de ellos sostenía una bolsa de plástico blanca, con restos de un producto amarillento en el fondo. Yo, que a pesar de mi inocencia he visto la tele y ya sabía de estas prácticas en otros lugares, pensé: no puede ser. Pues lo era, unos minutos más tarde llenaron de nuevo la bolsa de producto y empezaron a respirar en ella, con ansia y desesperación, asegurándose de no perder nada de los vapores que emanaban de ella.

Contemplé el triste espectáculo, pues me faltaba más de la mitad del trayecto para llegar a mi parada, y sentí pena, rabia, vergüenza y un montón de sensaciones y sentimientos entremezclados -ninguno positivo-, al ver como niños, que se supone que son el futuro, lo está tirando todo por la borda de una manera tan triste y patética, esnifando pegamento en un vagón de Renfe. Porque, con este panorama, ¿Qué futuro nos espera?

Participaciones de los lectores

¿Por qué hablan de deportes cuando quieren decir fútbol?

Pau Jordi Alsina Girona

¿Porqué hablan de noticias de deportes cuando un 80% es fútbol? Enciendo la televisión y veo constantemente anunciados partidos diarios, l... Seguir leyendo

El futuro es de las máquinas

Isaac Cubero Santa Eugènia de Berga

Per una revolució informativa

Pere Cairó Lleida

M'agrada reflexionar, potser per això en algun moment de la meva vida professional vaig exercir de professor de pràctica reflexiva.... Seguir leyendo

Teleoperadores, profesionales sin reconomiento

Joan Ubia Romero Barcelona

Gritemos para salvar el planeta

Jesús Melero Prieto Córdoba

Un total de 15.000 científicos de 184 países del mundo se han unido para lanzar una dura advertencia: los seres humanos estamos poniendo e... Seguir leyendo

Hemos perdido el 'seny' y la AEM

Miguel Sánchez Barcelona

Educar sempre suma

Alba Viñal Puigvert Arenys de Munt

Austràlia s'ha sumat a la llista de països que ha legalitzat el matrimoni homosexual, amb un 61,6% de vots pel 'Sí'. El q... Seguir leyendo

Barcelona se queda sin EMA

José Luis Posa Lozano Barcelona

Teníamos la Agencia Europea del Medicamento asegurada: 400 millones de presupuesto para la ciudad, 2.000 puestos de trabajo, un vivero de ... Seguir leyendo

Machismo en estado puro

Yolanda Rodríguez Baute Barcelona

Chicas, no compren carritos azules si es una niña. Chicas, no miren la parte azul del catálogo. Chicas, no jueguen a la Play. Chicas, no sean e... Seguir leyendo