El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Pegamento, la droga más barata

ALBERT BERTRAN

Dos jóvenes esnifan pegamento, en el metro de Barcelona, el pasado mes de mayo.

Sheila Redondo GrandeCerdanyola del Vallès

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 10:45 h

Hace un par de semanas, en un tren de camino a Barcelona, vi algo que jamás pensé que encontraría aquí. Un grupo de jóvenes, tan jóvenes que dudo que llegasen a la mayoría de edad, 5 chicos y 1 chica -ella aún menor si cabe- esnifando pegamento.

Entré al tren y primero pasé un grupo (más adelante descubriría que todos eran amigos) con un sospechoso olor a maría, avancé por el vagón hasta la otra punta, con la esperanza de librarme de ello, pero a medida que llegaba a ese extremo del tren iba notando un olor aún más fuerte, químico y ácido. Pensé en un primer momento que era algún tipo de producto de limpieza, no es extraño encontrar un olor así saliendo a por la ventilación o cuando han limpiado alguna pintada. Bendita inocencia la mía. Me senté a un par de asientos de distancia de ellos. Ya se veían drogados, uno en especial estaba muy desorientado y apenas podía abrir los ojos.

En mi cabeza una voz decía: mira, otros fumando porros, hoy sales del tren apestando a maría. Pero de repente me fijé, la mano de uno de ellos sostenía una bolsa de plástico blanca, con restos de un producto amarillento en el fondo. Yo, que a pesar de mi inocencia he visto la tele y ya sabía de estas prácticas en otros lugares, pensé: no puede ser. Pues lo era, unos minutos más tarde llenaron de nuevo la bolsa de producto y empezaron a respirar en ella, con ansia y desesperación, asegurándose de no perder nada de los vapores que emanaban de ella.

Contemplé el triste espectáculo, pues me faltaba más de la mitad del trayecto para llegar a mi parada, y sentí pena, rabia, vergüenza y un montón de sensaciones y sentimientos entremezclados -ninguno positivo-, al ver como niños, que se supone que son el futuro, lo está tirando todo por la borda de una manera tan triste y patética, esnifando pegamento en un vagón de Renfe. Porque, con este panorama, ¿Qué futuro nos espera?

Participaciones de los lectores

Aquí no hay tomate (que tenga sabor)

Andrea Guilera Alonso Barcelona

Desde hace unos meses me dedico a comprar tomates de todo tipo buscando alguno que no sepa a nada, igual que algunas frutas, que también t... Seguir leyendo

Rèplica municipal a la foto-denúncia '¿Semáforos peatonales?'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la foto-denúncia '¿Semáforos peatonales?' d... Seguir leyendo

Rèplica municipal a 'Obras públicas, fuente de contaminación en Barcelona'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la carta de José Manuel Fernández-Arroyo '... Seguir leyendo

Rèplica municipal a 'Las obras de las Glòries: Aritmética para políticos'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la carta de Ricard Gené 'Las obras de las Glòries: Aritmética para políticos', volem manifestar que el marc de l'execució del Contracte del túnel de le... Seguir leyendo

Rèplica municipal a la carta 'Un jabalí cerca de la Diagonal'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la carta de Marc Palet '... Seguir leyendo

Pressupostos de salut: de les promeses als fets

Anna Puigdellívol Manresa

Mentre el PIB català ha augmentat un 10% des del 2012 fins a situar-se en més de 220.000 milions, el pressupost de salut&... Seguir leyendo

L'N-II no és lloc per ciclistes

Marta Catalan Toran Arenys de Mar

Des d'aquestes línies voldria aprofitar per fer una crida als ciclistes que circulen per la Nacional-II, al seu pas ... Seguir leyendo