El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Las meriendas solidarias, un riesgo para la salud

ELISENDA PONS

Productos de consumo que incluyen aceite de palma entre sus ingredientes.

Leonor MirallesSant Boi de Llobregat

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 19 de junio del 2017 - 14:00 h

Al finalizar el curso escolar es habituals en todas las escuelas hacer fiestas de despedida a los de sexto curso, recaudar fondos para que los estudiantes se vayan de viaje, para los refugiados o las comunidades hermanadas con nuestras poblaciones o para recaudar fondos para un niño del barrio con leucemia. Todas ellas, causas nobles, sin duda. Algunas de estas recaudaciones se celebran durante todo el curso escolar bajo la palabra “solidaridad”.

Las recaudaciones de fondos de muchas escuelas consisten en una merienda a buen precio. A pesar de que, en junio del 2011, se aprobó en el Congreso de los Diputados la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que prohíbe la venta en las escuelas de productos con más de 200 calorías, 0,5 gramos de sal, y aquellos que lleven una pizca de ácidos grasos trans (excepto lácteos o cárnicos), los padres, madres y escuelas se superan cada viernes en “solidaridad”, vendiendo estos productos sobre un tablón con patas dentro de los recintos escolares para recaudar fondos para una u otra causa.

En las aulas, el alumnado acaba de examinarse del tema de los alimentos y la pirámide alimentaria. En el patio pueden gozar de la solidaridad de los adultos, que son solidarios con sus causas, pero no con sus hijos.

Nosotros, expertos en nutrición comunitaria, endocrinos y pediatras, realizamos intervenciones en las comunidades autónomas para revertir el problema de salud, la epidemia no vírica más importante de los últimos tiempos, la obesidad, que será el canal de entrada a muchas enfermedades, una de ellas el cáncer. Mientras ustedes, padres, madres y escuelas, retroalimentan el problema con su afán solidario sin límites. Doctora Susana Moreneo, no puedo estar más de acuerdo con usted: “Hoy en día, hay que defenderse de la sobrealimentación, como nuestros antecesores se defendieron del hambre”. Y añado: el éxito de ello va a depender de lo que nos dejen formar a nuestros niños y niñas en las aulas. Porque no está bien esta negligencia moral.

Participaciones de los lectores

Carta de la Penya Blaugrana de Puerto Rico

Javier L. Inclán Presidente Penya Blaugrana de Puerto Rico

Estimado Sr. Bartomeu:... Seguir leyendo

Marxeu per sempre de Catalunya

Jaume Farrés Boada Olesa de Montserrat

Duele ser un traidor en ambos bandos

Víctor Molero Sant Boi de Llobregat

N'estic fart!

Carles Ramos i Portas Alella

Reprender y reprimir

Ricard Gimeno Barcelona

Ara només es pot anar cap endavant

Carmen Alemany Barcelona

Realment no sé per on començar. Són tantes les coses que hem remouen per dins que es fa difícil.... Seguir leyendo

"Yo solo quiero vivir en paz"

Marian Ortega García Esplugues de Llobregat

Un país donde quepamos todos

Montse Pérez Perdigón Barcelona

Les obscures figures de Mordor

Àngel Comas Izquierdo Salou

La Muntanya del Destí, mai derrotada per aquella pacífica gent, feia temps que tornava a escopir foc. Un foc fred i fètid com la mort. Sabien q... Seguir leyendo