El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Independencia y protección de menores

NÚRIA PUENTES

El CRAE Els Castanyers, en Palau de Plegamans.

Francisco Cárdenas RoperoBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 21 de julio del 2017 - 10:45 h

Asistimos últimamente a un intenso debate. Para unos, una futura república catalana nos permitirá disponer de los instrumentos que no tenemos ahora para ser una sociedad mejor. Lo expresan, por ejemplo, con pancartas en los balcones en las que se lee "república = bienestar social". Para otros, si ese nuevo escenario se produjera, poco menos que las diez plagas caerían sobre los catalanes: ni cobraríamos pensiones, ni nos querrían en Europa.

Seguramente ninguno de los dos extremos tendrá razón, como suele ocurrir cuando se habla desde las entrañas. O desde el corazón. En cualquier caso, creo que sería importante que se dieran argumentos, sobre todo en una época en la que la credibilidad de nuestra clase política está en su momento más bajo.

Me referiré a la protección de la infancia y la adolescencia en Catalunya. Nuestro sistema presenta desde hace muchos años serias deficiencias que ahora están siendo denunciadas por asociaciones, sindicatos, entidades, expertos, casi todos los grupos políticos, el Síndic de Greuges, como recogen casi a diario los medios de comunicación.

Las competencias en este ámbito están transferidas, en lo esencial, a las comunidades autónomas. Es decir, Catalunya ya podría empezar a plantear un nuevo modelo más justo, que creyera más en las familias, que las ayudara, que no centrara tanto esfuerzo en retirar menores de sus familias para llevarlos a centros que con demasiada frecuencia no cumplen su función. Que trabajara más la prevención en vez de centrarse básicamente en la intervención, traumática casi siempre. Un sistema que queriendo evitar un daño genera otro todavía mayor. No hace falta un nuevo escenario político para empezar a construir ese nuevo modelo. Podemos empezar ya, hoy. Quizá así se daría credibilidad a muchas cosas. Se generaría confianza en quien hoy se empeña en mantener un sistema que prefiere pagar 4.000 euros al mes por un menor en un centro a dedicar esa cantidad, o menos, a ayudar a su familia.

Existen modelos en otros países, echemos una ojeada a cómo lo hacen por ahí. No vaya a ser que si algún día llegamos a Ítaca alguno se pregunte si mereció la pena el viaje.

Francisco Cárdenas es presidente de la Asociación para la Defensa del Menor, Aprodeme.

Participaciones de los lectores

Por una comida más nutritiva en los hospitales

Noemí Morillas Ripollet

Este fin de semana fui a visitar a mi tía al hospital tras una operación de rodilla. Mientras esperábamos para poder  verla, fuimos a la cafetería a pasar el ra... Seguir leyendo

Esclavos de la ley

Maria Olga Santisteban Otegui Zalla (Bizkaia)

"Seamos esclavos de la ley para poder ser libres". Me supongo que le autor de esta frase, el jurista, filósofo y escritor romano Marco Tulio Cicerón... Seguir leyendo

El cine español, en segundo plano

José Luis Jiménez Pérez de la Lastra Madrid

Todos tenemos tres caras

Maria Olga Santisteban Otegui Zalla (Bizkaia)

Dice un proverbio japonés que todo el mundo tenemos tres caras. Una la que mostramos al mundo. La segunda cara solo ... Seguir leyendo

Sota la lluna plena de desembre

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

La lluna plena de desembre il·luminava tant que si conduïes t'enlluernava i et costava de seguir la carretera. Era u... Seguir leyendo

El Barça de Valverde aspira a todo

Maxi Bazán Sant Feliu de LLobregat

Héroe anónimo en California

Rocio Garcia Gomez Sant Climent de Llobregat

Poco a poco se está viralizando un vídeo de los incendios de California, solo que este es un poco diferente. Se ve a un c... Seguir leyendo

Los universitarios queremos ser algo más que becarios

Noemí Morillas Ripollet