El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Historia de una herencia

RICARD CUGAT

Espacio en el cementerio de Montjuïc dedicado a la inhumación de urnas biodegradables. 

Natividad Fogués AyudaBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 14 de julio del 2017 - 13:30 h

Después de un fallecimento, ya triste por naturaleza, los herederos empiezan el trámite para cobrar la herencia. Condición imprescindible es comunicar el fallecimiento al banco para que emita los correspondientes certificados de saldos necesarios para el pago de impuestos, sin pasar por hacienda no hay nada que hacer, bancos y Hacienda caminan juntos.

El banco aprovecha para bloquear las cuentas a nombre de la persona fallecida y solicita a los herederos la documentación necesaria para "liberar la herencia". Se entrega toda la documentación solicitada en las oficinas de la entidad correspondiente,  rápida y diligentemente (ya que lo que interesa es cobrar) y es enviada a testamentaria -servicios jurídicos del banco- y ahí empieza el periplo de cómo funciona este servicio, al que la oficina tiene un acceso muy limitado y los herederos, por supuesto, ninguno.

Desde testamentaria solicitan información que ya poseen, juegan repetidamente con el plazo de resolución y piden paciencia, todo está correcto. La entidad bancaria correspondiente se ha proclamado dueño de los ahorros de una persona fallecida en perjuicio de los herederos. Y como pensamos que no debemos ser un caso excepcional, la cantidad de dinero del que pueden disponer debe ser muy considerable.

Esta historia se alarga durante cuatro meses y una semana. Y por fin, por fin, realizan el reparto. Pero, ohh, sorpresa. El reparto es erróneo y hemos de volver a empezar. No parece que hayan leído el testamento, ni la aceptación de herencia. Será que no han tenido tiempo o tal vez no disponen de personal con formación jurídica adecuada para realizar este trabajo.

La reclamación está hecha de nuevo en las oficinas de la entidad bancaria correspondiente y en el servicio de atención al cliente de la misma. Y ahora, a esperar que sirva para algo y a llegar al final de esta triste historia, en la que ha prevalecido la incompetencia de unos servicios jurídicos a la voluntad de un fallecido.

¿En manos de quién están los ahorros de nuestros padres y abuelos? ¿Y los nuestros? Lo mejor, volver a lo de antes, para que nuestros herederos no se vean envueltos en estos tejemanejes. Y que conste que no estoy llamando a evadir impuestos, que de los impuestos vivimos todos y de esto se beneficían exclusivamente unos cuantos.

Participaciones de los lectores

Al metge, com una reina

Gloria Miquel Montagud Gelida

Ja sé que queixar-se és humà i que si no ens queixem no aconseguim canvis, però agrair el bon tracte no costa gens i també pot donar fruit... Seguir leyendo

Viajar en AVE, en silla de ruedas, una odisea

Anna M. Guillén Girona

Cuando en el año 2013 inauguraron el servicio de AVE en Girona, los usuarios de silla de ruedas... Seguir leyendo

On és la Guàrdia Urbana?

Pere Josep Bort Barcelona

Últimament s'escolten repetides queixes a Barcelona capital sobre l'incivisme. Per un costat del turisme 'low cost', per l'altre de... Seguir leyendo

'Manteros': Soluciones hay, solo falta voluntad

Marcos Hernández Naranjo Barcelona

Sería de fácil solucción para el problema de los 'manteros' de Barcelona si las tres partes implicadas tuviesen voluntad de hacer las cosas bie... Seguir leyendo

'Las cloacas de Interior': blanqueo de la corrupción nacionalista

Sergi Vila Araujo Barcelona

Me llama la atención que el documental 'Las cloacas de interior', producido por Mediapro, de Jaume Roures, sea un blanqueo de la corrupción nacionalista durante los ... Seguir leyendo

Independencia y protección de menores

Francisco Cárdenas Ropero Barcelona

Asistimos últimamente a un intenso debate. Para unos, una futura república catalana nos permitirá disponer de los instrumentos que no tene... Seguir leyendo

Blesa: al final de la línia

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

Saber del suïcidi d'una persona, sigui qui sigui, és una notícia trista. Recordo fa molts anys haver vist al metro de Nova Yo... Seguir leyendo

Farolas de altura en la playa de Calafell

Miguel Marqueta Zaragoza

Un despropósito más del Ayuntamiento de Calafell (Baix Penedès). En la playa de este municipio costero pueden verse farolas&#... Seguir leyendo

El autoconsumo energético, penalizado

Miquel González Quintana Manresa

Que el Gobierno del PP no gestiona para los ciudadanos sino para aquellas grandes compañías que puedan contratarles cuando acaben la legis... Seguir leyendo