El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Se hace camino al andar, una historia de superación

Senderistas en Andorra. 

Maria Molina PérezMataró

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 13 de septiembre del 2017 - 09:00 h

Este verano hemos conocido a una persona excepcional. Os pongo en contexto, somos dos familias de Mataró, de clase media trabajadora, de cinco individuos cada una. Este verano decidimos hacer una etapa del Camino de Santiago, exactamente el prólogo a Fisterra.

Durante el camino conocimos a Marie y Ulysse, una madre de 31 años y su hijo de 3. Ella había salido el 1 de Julio desde Saint Jean Pied de Port, y llegaba a Fisterra el 24 de Agosto después de caminar aproximadamente 900 kilómetros. Tras coincidir con ella un par de veces, entablamos conversación, sin saber que este hecho cambiaría algo en nuestro interior.

Marie es hija de un español y una francesa y hace un par de años le diagnosticaron un cáncer de huesos muy agresivo. Después de someterse a un trasplante de cadera y fémur y sufrir las consecuencias de la quimioterapia, el médico le dijo: "Nunca más podrás caminar más de 200 metros seguidos". Después de una larga recuperación, decidió que quería enseñarle a Ulysse lo que a ella tanto le gustaba, la naturaleza, y que mejor manera que adentrarse de lleno en el Camino de Santiago y disfrutar de este. Asimismo, demostrar al mundo que siempre hay esperanza si se lucha duro.

Después de hablar con ella quedamos boquiabiertos, nos dio una lección de vida, de las más importantes que nunca hubiéramos podido aprender. Y no puedo más, que intentar que esta historia la conozca más gente, porque creo que es esperanzadora, por miles de personas que tiran la toalla ante un revés tan duro como este. Para nosotros ha sido una lección, y sobre todo para nuestros hijos, que han podido vivir una experiencia que nunca podrán olvidar. Una lección de vida, que no les podemos transmitir nunca ni los padres, ni los maestros.

Participaciones de los lectores

Suciedad en las calles peatonales de Rubí

Jordi Gabin Ramírez Rubí

Vivo en Rubí, un pueblo relativamente pequeño y tranquilo donde la política del ayuntamiento ha sido, este último tiempo, cerrar calles al tráf... Seguir leyendo

Escola Rocafonda: Menú Halal per respecte, tolerància i diversitat

Roser Majó Mataró

Com a mestra i directora de l'escola Rocafonda, escric la present carta després de veure amb tristesa i impotència pel ressò arran del canvi del servei ... Seguir leyendo

Carta a Miguel Hernández sobre la independencia: Desperté de ser niño

Cristina Villalba Salvador Barcelona

Te escribo a ti, Miguel, porque sé que, aunque muerto, atenderás a lo que pasa en mi tierra, más que otros que se pasan de vivos.... Seguir leyendo

Serrat, ara sí que no t'entenc

Jordi Terris Badalona

Joan Manuel, fa ja molt temps que em costa d'entendre't, però després de les teves darreres declaracions encara t'entenc menys. La teva posició en c... Seguir leyendo

Gracias, Jordi Évole y gracias, Carles Puigdemont

Carlos Egler Jiménez Barcelona

Jordi Évole: Catalán, de Cornellà. Periodista de raza. Incisivo, preparado, informado, afilado, respetuoso. ... Seguir leyendo

Cumplir la palabra tiene un precio

Gabriel Moreno Soriano Santa Coloma de Gramanet