El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

El futuro está en los números; para letras van los vagos

JULIO CARBÓ

Pruebas de acceso a la universidad el pasado junio en un aula de la UPF.

Marina Redondo CordobaMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 28 de febrero del 2017 - 12:45 h

Me pregunto a menudo cómo pueden las ramas de Artes y Humanidades seguir estando tan desplazadas y menospreciadas entre los jóvenes e, incluso a veces, por los propios centros educativos. "Si no sirve para nada", "El latín y el griego son lenguas muertas" "Para letras van los vagos", son solo algunos de los testimonios de los estudiantes (que suelen pertenecer a la rama de Ciencias, claro). Y, por si fuera poco, cuando una hace un vídeo en Youtube hablando sobre el tema, por qué piensa que son igualmente importantes y por qué cada una posee un tipo de dificultad, tiene que soportar una ristra de comentarios que se resume en: "pues a ver si tú puedes sacarte el Bachillerato de ciencias' y similares. La respuesta es que probablemente no podría porque no es lo que me gusta ni lo que me apasiona.

Un gran porcentaje de alumnos decide estudiar ciencias porque se les ha dicho que es la rama que da más salidas. De esta forma, muchos de los estudiantes van hundiéndose y metiéndose en un ciclo que parece eterno a lo largo del curso. Se sumergen en asignaturas que ni fu ni fa, que no les provocan el más mínimo interés. Pero, obviamente, el futuro está en los números, así que, ¿por qué no invertir varios años de tu vida en ello aunque no te guste realmente?

La clave está en que el panorama laboral es complicado para unos y para otros. Un tipo de estudio no es superior ni más importante, ni más complejo ni más simple. Son diferentes, y ahí está la belleza. Son opuestos, y si bien no podríamos vivir sin médicos o ingenieros, tampoco lo haríamos sin escritores que nos enseñaran a ver la vida de otro modo, o sin diseñadores que le dieran al mundo un toque nuevo y una perspectiva diferente.

El conocimiento (a secas) es lo que necesita la sociedad. ¿No será mejor que dejemos de compararlos de una vez y aprendamos a educar a las personas de manera que puedan elegir aquello que verdaderamente les apasiona, y no lo que les podrá dar más o menos dinero en un futuro incierto?

Participaciones de los lectores

Réplica municipal a la carta 'Víctimes del 'tigre del plataner'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la carta de Judith Pastrana 'Víctimes del 'tig... Seguir leyendo

Cuando todo lo real es ficticio

Sergi Martí Canales Barcelona

En pos de la evolución

Antonio Balibrea Pineda de Mar

Hoy he leído el artículo de Salvador Macip titulado ... Seguir leyendo

Filosofia per afrontar la realitat

Berta Mateos Girona

Actualment estic cursant un doble grau en Biologia i Biotecnologia i parlo des de la pròpia experiència com a estudiant de la matèria d'Hi... Seguir leyendo

Quién piensa en los niños

Marta Tortosa Benages Alcanar

¿Alguien piensa en los niños? Porque la inocencia es una página en blanco sobre la que depositamos todas nuestras es... Seguir leyendo

"Gràcies per tenir cura de la meva mare fins al final"

Josep M. Fuste Beumala Puigcerdà

Després de tres anys d'haver viscut intensament la nostra familia  amb la familia de la residencia d'Avis de Puigcerdà, desprès de haver escoltar que allò era u... Seguir leyendo

¿Qué aprendimos de la guerra civil?

Cristina Guerrero badalona

Mi abuelo era republicano y luchó como tal en Barcelona. No sentía la política dentro de él, pero en aquel entonces tuvo que elegir y luch... Seguir leyendo

España corrompe su lenguaje a su medida

Domingo Sanz Esporles

Se ha dicho, y con razón, que la primera víctima de un conflicto enconado es el lenguaje, es decir, la cultura. A mi... Seguir leyendo

Som-hi, recuperem la Rambla

Jordi Llorach Barcelona

Per temps que passi, els barcelonins no oblidarem l'atemptat terrorista de la Rambla. Esgarrifós! Ara, benvingudes siguin... Seguir leyendo