El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

En defensa de los funcionarios

MIGUEL LORENZO

Manifestación de funcionarios contra los recortes del Gobierno de Rajoy.  

José Luis PeiraOviedo

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 20 de marzo del 2017 - 12:00 h


Dos noticias llegan a mí con pocas horas de diferencia. Casualidad o no, se relacionan con lo mismo y por tanto, engarzadas, tienden a considerarse parte de lo mismo, de manera que una puede alimentar a la otra como argumento demoledor. La primera es que se percibe hacia la Administración pública, por parte del ciudadano medio, un retardo en la resolución de sus trámites habituales. Las colas son más largas y tediosas, etcétera. Convengamos que, a falta de rigurosos estudios, cronómetro en mano, es una valoración subjetiva, como si dijéramos que este año llueve más que en el 96. La noticia en los medios se adorna con opiniones a pie de calle en las que no puede faltar el típico que dice que los funcionarios, en lugar de atender al público, están tomando café.

Tópicos aparte, conviene subrayar lo que sí es un hecho: que la tasa de reposición de los trabajadores públicos es mínima, de manera que en unos pocos años ha caído el personal en un porcentaje notable. Además, la renovación del personal acarrea derivadas como el refresco en cuestión de aplicaciones tecnológicas, métodos, etcétera. No se necesita ser muy inteligente para comprender que la exasperante lentitud burocrática de muchos casos no se debe a la pintoresca imagen del empleado tomando café, pausa que, por otro lado, es un derecho recogido en variados estatutos. Más bien se puede afirmar que la intención de dejar morir a las administraciones viene de arriba, de mucho más arriba, hay que señalar hacia los políticos y sus amos. Reducir el personal administrativo es un ahorro simple para que las cuentas cuadren. La gente debería ser consecuente con lo que vota. ¿Quieren menos funcionarios? Pues hagan colas, señores. Esperen sentados a que la policía llegue al atraco, si es que tiene gasolina para ello y no comparte cartuchos de pistola. Aguarden a la parca mientras revelan su contraste de médula. Den por perdida su demanda, plagada de hongos desconocidos en un macilento sotanillo… y así hasta el final. Por ejemplo, algunos polideportivos madrileños, otrora radiantes templos del deporte, son hoy instalaciones de un país en guerra. Es solo un caso, hay más. No merece la pena extenderse en describir la escasez de imaginación de quienes administran nuestros destinos: los de la infantería ciudadana.

La segunda noticia denunciaba una celebración con bailarina con motivo de la jubilación de un funcionario. No deja de ser una anécdota para que echemos unas risas, un acto de mal gusto de cuatro gamberros y algunas copas de más. Pero una golondrina no hace verano, piensen en ello cuando les vayan a poner la anestesia, o cuando un agente tenga esposados a cuatro yihadistas en el suelo, o cuando todos los datos de su vida laboral emerjan de repente y se le asigne una pensión. Detrás de todas esas cosas hay la voluntad sumada de muchos y una estructura posiblemente mejorable e indudablemente necesaria. La casuística de un hecho como ese no debe avalar ciertos debates. Si alguien imagina a los funcionarios haciendo orgías mientras los papeles languidecen en montañas salpicadas de vino es que se está saltando la medicación o necesita ver menos tele. Los ciudadanos tenemos una responsabilidad, cada tanto aparecen individuos que tiran a bulto para lanzar el bulo de que sobran medio millón de funcionarios: estamos en ello, desde que lo oí por primera vez hasta hoy la cifra se redujo en más de cien mil. Solo una cosa: las colas las harán ustedes. Y yo. No lo duden.

Participaciones de los lectores

Ricos, pobres y tambores de guerra en el mundo

Mario Martín Lucas Salardú

El 28 de junio de 1914, el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, en Sarajevo, a manos del nacionalista serbio Gavrilo Princip fue el detonante de l... Seguir leyendo

Poetes al metro

Xavier Martí Barcelona

Llàgrima fàcil i mirada perduda, ve la captaire. Baixa l'escala com una ombra encorbada, tot fent tentines. S'asseu, poruga, a tocar de l'andan... Seguir leyendo

El final d'una gran etapa escolar

Cristina de Ribot i Saurina Girona

Quan volem parlar de gratitud, les paraules sonen buides, ¿per què? A mi ara em sonen buides perquè les acompanya un adéu. La vida té això, que... Seguir leyendo

Rapidez de los servicios de emergencias

Andrés J. Moreno Vilaseca

El domingo 18 de junio se incendió el techo de la tienda de una gasolinera de Vilaseca. Yo estaba tomando café en el interior cuando nos avisar... Seguir leyendo

Los ministros del Interior del PP no controlan la casa

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares

"No lo sé", "no me consta", "lo desconozco...", dice Mayor Oreja respecto a su presunto sobresueldo de 93.000 e... Seguir leyendo

Las manifestaciones de la inteligencia

Berta Tort Molins de Rei

Cada uno de nosotros tiene alguno de los 12 tipos de inteligencia que existen. De hecho, tenemos más de uno. El problema viene cuando no s... Seguir leyendo

Diputados investigados que no abandonan el escaño

Enric Alonso Barcelona

No entiendo la figura del político aforado no adscrito que no representa a nadie, que abandona su grupo parlamentario por incertidumbres e... Seguir leyendo

La única forma de reducir el tráfico es con más tráfico

Pepe Pacheco de Mota Barcelona

El tráfico es una cosa extraña. Todos tienen una opinión al respecto, pero muy pocos se molestan en informarse sobre cómo se comporta real... Seguir leyendo

Incivisme i violència als trens de la R-11 i la RG1

Josep Maria Loste Portbou

Ara que ha arribat  la calor dura i pura, es torna a repetir una qüestió greu de incivisme i violència a les línies ferroviàries ... Seguir leyendo