El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Domènech, una posibilidad hacia el pacto

Xavier Domènech.

Pablo Guerrero JiménezBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 12 de enero del 2018 - 11:15 h

Imagino el día 17 de enero, durante la constitución del Parlament de Catalunya, a los periodistas boquiabiertos ante la elección por amplio margen de Xavier Domènech como presidente de la Cámara. Una fuerza en retroceso electoral, pero una fuerza diversa y porosa, incapaz de representar a unionistas o independentistas, y a la vez con un electorado compuesto por ambos (en muy diferente proporción, aproximadamente el 30% votaría por la independencia en un referéndum frente al 55% que votaría no). La presidencia de Domènech, reflejaría en la mesa del Parlament las dos mayorías que estas elecciones han dado, por un lado una mayoría por el derecho a decidir y por otro una mayoría no independentista. Esta presidencia podría suponer un cambio en la lógica del debate, un paso a la negociación. Por ello, mi imaginación sigue volando, imaginando que esta candidatura obtiene el apoyo de ERC y Ciudadanos, precisamente porque al representar a estas dos mayorías comparte algo con ambas fuerza y es un buen comienzo para la negociación. Por otro lado este cambio, una  muestra de moderación por todas las partes, permite la posibilidad de una pequeña victoria a cada bloque. Ciudadanos consigue una interpretación rigurosa del reglamento del Parlament, y por lo tanto impide la investidura 'por skype' de Puigdemont. La probable coalición entre ERC y JxCat gana la posibilidad de un nuevo socio para gobernar, pudiendo alejarse del radicalismo y la estrategia unilateral de las CUP.

Evidentemente, en esta estrategia, que posiblemente sea un paso hacia la moderación y el diálogo, todos ganan y todos pierden, unos y otros reconocerían así la necesidad del diálogo real, abandonando unos la estrategia unilateral y otros de los juzgados como solución al problema político. Ciudadanos tendría que renunciar a su aspiración a presidir el Parlament como símbolo de su victoria electoral, aunque conseguiría arrebatar esta presidencia a los independentistas. ERC sería posiblemente la fuerza más damnificada pues tendría que sacrificar un puesto en la mesa del Parlament y por lo tanto renunciar a la mayoría independentista en esta, pero abre la posibilidad de un dialogo con España y un cambio de estrategia a largo plazo. En Comú sin embargo perdería su liderazgo político y su capacidad de situarse de forma clara en el panorama catalán, pero Domènech ganaría presencia y sus diputados podrían tener un papel clave en la negociación y en la constitución de mayorías. Esta posición de mediador es también a la que aspira el PSC de Iceta, pero su voto al 155 ha quemado esos puentes.

Este artículo, a mi pesar, no supone una previsión de lo que pasará, es un relato de política ficción, pero creo que supondría un paso adelante hacia la solución del problema. Tenemos que ser conscientes que para un cambio político, de la dimensión de la independencia es necesaria una amplia mayoría, no un 50% ni un 55% sino un 70%, no sería deseable que una minoría amplia, de un 49-40% puede imponer el inmovilismo, pero este hecho también se da en dirección contraria. Una mayoría no independentista que no llega al 52% no puede imponer a la minoría independentista de más del 48% el inmovilismo. Estos resultados obligan a un cambio a una solución pactada, un nuevo modelo territorial que consiga el apoyo mayoritario del Parlament y de la sociedad catalana. La apuesta por Domènech es la apuesta por el federalismo (asimétrico, un reconocimiento especifico a Catalunya y sus diferencias), una posibilidad de consenso en la que ningún partido gana ni pierde.

Participaciones de los lectores

La música als vagons del metro, una llauna

Xavier Vidal Barcelona

Des de fa mesos cada migdia i cada vespre pateixo l’atac acústic de diferents músics que es passegen tocant l’acordió i altres... Seguir leyendo

Dejemos el horario en España como está

José Luis Calzada Barcelona

Según tengo entendido, en 1942 se produjo un cambio de hora adaptado al horario alemán por cuestiones de afinidad ideológica. Esto se mant... Seguir leyendo

Debemos llorar

Ignacio Galcerán Barcelona

Un comentario realizado por una jueza de Operación Triunfo me hizo pensar sobre un tema del que poco se habla. La jueza explicó q... Seguir leyendo

Els toros com a símbol de la unitat de la pàtria

Jordi Pausas París

En el seu temps, el rei Carles III, acordat amb el ministre Jovellanos, prohibí les curses de toros, ja que ambdòs consideraven que era un desp... Seguir leyendo

TV-3 y 'los otros'

Pep Caballero Palafrugell

Vaya por delante que estoy totalmente en contra de todo tipo de violencia.... Seguir leyendo

El sinsentido nuclear

Rafael Gutiérrez Amaro Linares

Un niño entierra a otro niño. Desde el 31 de diciembre del 2017 el Papa Francisco ha querido que sea divulgada en todo el mundo la foto histórica de Nagasaki de 1945... Seguir leyendo

España, una falsa democracia que culpa a Catalunya

Claudia Lemus Jacob Esbjerg

Hace más de 10 años que empecé a viajar a España, y tengo muchos recuerdos bonitos de la gente que he conocido en mis viajes por España y sobre todo los dos años que... Seguir leyendo

Cuando no se levantan ni de los asientos reservados de los buses

M. Elena Pérez Arce Barcelona

Diariamente veo incivismo en los transportes públicos. Es una actitud que desprecio y denuncio y que por desgracia cada vez es más usual. ... Seguir leyendo

La utópica justicia independentista

Jaime Rodríguez Soto Cunit

En respuesta a la carta de la lectora Dolors Pania... Seguir leyendo