El Periódico

Sean valientes y déjennos votar

EFE / PACO CAMPOS

Mariano Rajoy regala un facsÍmil de la segunda parte de El Quijote a Carles Puigdemont.

Mª Jesús FernándezBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 14 de julio del 2017 - 11:15 h

Una y otra parte se mueven cada vez más por el odio político al contrario. Unos, a golpe de leyes y Tribunal Constitucional,  ya no esconden su aversión, ya no hacia el 'procés', sino hacia la mitad de los ciudadanos de Catalunya y sus políticos, y otros, que en ejercicio de la democracia y la libertad de los pueblos, pretendemos que este territorio llegue a ser una república independiente. Unos y otros tenemos razones; positivas a favor propio y negativas contra los otros, y además el derecho a intentar ser lo que queramos ser, y hasta aquí, esto no es ilegal. Como tampoco es ilegal que el Parlament con mayoría independentista cumpla con lo que le ha encomendado el pueblo catalán. Lo único que esperábamos es que ese Parlament y ese Govern supiera hacer los deberes, pero no parece que la cosa vaya por buen camino. Claro que ya se encarga todo el aparato del Estado español y sus fieles de echar porquería sobre el asunto, incluyendo la mofa, el desprecio y el ninguneo a una parte muy importante del pueblo catalán, incluida su lengua.

Y aquí hemos llegado al 'quid' de la cuestión: que los 'indepes' no fanáticos como yo, y que hemos pensado alguna vez que si hemos vivido en España tantos años incluyendo el franquismo y hemos sobrevivido, y que podemos seguir así para los restos… nos demos cuenta de golpe de que no queremos seguir viviendo así. Una pena: la razón ha descendido hasta las vísceras. Cuando ves que se jactan de haber desmontado la sanidad catalana; cómo se ríen de nosotros (ojo, de toda la población catalana); cuando Rajoy viene a ofrecernos unos miserables 4.000.000 de euros y ni siquiera los incluye en los presupuestos; cuando al  País Vasco, por un voto le concede 15.000.000 de euros; que el corredor mediterráneo, imprescindible para el desarrollo de las comunicaciones catalanas, lleva años de retraso porque primero tiene que pasar… ¡por Madrid!; el déficit que arrastramos y con el que nunca nos pondremos al día; el boicot sistemático al aeropuerto de Barcelona; y el deplorable servicio de ferrocarril…

También entiendo las razones de los unionistas para ser españoles: ¡es que son españoles! Incluso muchos catalanes se sienten españoles. Pues claro que tienen razones, desde la víscera, insisto, para no querer la independencia… porque desde la razón, la mayoría ve lo mismo que nosotros, pero lo otro es trascendenta: ¡viva España! Aun así yo les entiendo y soy capaz de dialogar, y ellos no me entienden a mí o no me quieren escuchar. Solución: tenemos que ceder, dejar de lado nuestras aspiraciones y seguir en el inmovilismo y el continuismo, pero por fin vivir tranquilos para que los nacionalistas españoles se tranquilicen también, o bien ejercer nuestro derecho y el de toda persona de ir hacia donde se quiera ir, no sé cómo, ni con quién… (que si los actuales no saben o no quieren llevarnos, elegiremos a otros más capaces).

Al final, todos los pueblos, tarde o temprano, consiguen lo que necesitan: es un proceso adaptativo de la especie humana. Y el pueblo catalán nunca ha dado un paso atrás. Y desde luego no nos dejan votar porque tienen miedo de saber la verdad. O quién sabe, quizá gane el 'no'… Y no me contesten, como siempre, que ya votamos el 9-N. No, señores, nada es representativo hasta que tiene todas las garantías democráticas, pregunta clara y resultado vinculante. Sean valientes y pongan las urnas legales, al Estado español se lo digo.

Participaciones de los lectores

Catalunya, tras el 21-D: realidad polarizada

Zouhair El Hairan Barcelona

Carta abierta a Oriol Junqueras

Carlos Magaña Busutil Garraf

Unionistes, heu destapat la vostra mentida

Samuel Segura Sant Boi de Llobregat

Ara mateix, havent sentit en una entrevista a en Jaume Vives —català sortit del "no res"— que ningú coneix i que es postula co... Seguir leyendo

Cants per la llibertat

Pere Cairó Soses

Encara que cada cop sembla més rocambolesc, terrorífic i indignant, el que passa a Catalunya en cap lloc del món no ... Seguir leyendo

Resultados del 21-D: Todos deben reflexionar

Ximo Estal Lizondo Port de Sagunt

Ya han pasado algunos días desde las elecciones catalanas del 21-D, convocadas por el Gobierno central como consecuencia de la aplicación del&#... Seguir leyendo

Federación o balcanización

Francisco R. Molina Sant Boi de Llobregat

Tal como yo veo la cuestión catalana, hay dos opciones. Una es que Madrid se una al resto de Castilla para formar un potente Estado miembr... Seguir leyendo

Tabarnia o "estamos hartos"

José Aparicio Barcelona

Tabarnia no es ninguna broma. Es la expresión de una realidad que el nacionalismo intenta disimular desde hace décadas: la gran fr... Seguir leyendo

La factura del 'procés' y déficit fiscal

Ricard Fontova Barcelona

Una reflexión: la factura del Reino Unido por el brexit, 45.000 millones de euros a pagar a la UE. Déficit fiscal en ... Seguir leyendo

Rebajar la presión judicial para negociar

Dionís López Barcelona

Dice el Rey: “cualquier ciudadano puede defender sus ideas y opiniones pero sin imponerlas”. Me pregunto, quién ha impuesto qué. Ha tenido lugar un ... Seguir leyendo