El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta de una madre primeriza: "Estoy harta de que todos me digan cómo debo cuidar de mi bebé"

JOSÉ LUIS ROCA

Una madre atiende a su hijo, en una estación de metro.

Maria Aguilera FernándezSant Fost de Campsentelles

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 25 de abril del 2016 - 12:43 h

Lo peor de ser madre es, aunque parezca mentira, soportar al resto de madres. Sobre todo si, como yo, tienes cara de niña y, encima, de persona afable y dócil. Ya el día del parto, en la misma clínica, la mitad de las mujeres de tu familia te saturan a consejos que como madre primeriza tienes que escuchar pacientemente aunque no estés de acuerdo, y te alertan sobre todos los errores que ese día vas cometiendo en cada uno de tus acercamientos a tu bebé, cuya salud casi parece haber estado amenazada por tu negligencia en esas primeras 24 horas de vida.

Luego sales a pasear a tu hija por la calle y tus vecinas te suben la capota del cochecito sin preguntarte tu opinión y afirmando con rotundidad: “Lo tienes que llevar así. Lo sabes, ¿no?”. Pues no: el contacto de la luz solar con la piel es fundamental para el bienestar del crío, a menos que sea verano a las dos de la tarde. Pero como tengo más educación que ellas, me callo y espero a que se vayan para volver a bajar la capota. Otro día estoy en una sala de espera y la niña llora. Unas señoras afirman: “Le duelen los dientes”. Les digo: “No, es que le toca comer”. Respuesta: “Pues claro que le duelen los dientes”.

Una hasta se atreve a decirme que vaya corriendo a la farmacia a darle no sé qué medicamento (esa es otra: la de atiborrarles a medicinas). Pero, ¿cómo se atreven a decidir qué tiene o no tiene un bebé que no habían visto jamás? Otro día te dicen que no has abrigado lo suficiente a la criatura. Ese es otro de los tópicos: hay que taparlos hasta que solo se les vean los ojos, como si viviéramos en Siberia, para asfixiarlos y, de paso, volverlos débiles y enfermizos.

Y así, allá a donde vayas, el resto de madres te vigilan, como al acecho, muertas de ganas de verte “cometer un error” para echársete encima con su sabiduría infinita. Yo jamás me atrevería a decirle a un padre o madre si la forma de cuidar a su hijo me gusta más o menos, ni mucho menos si está bien o mal (excepto casos gravísimos, claro está), y mucho menos a padres desconocidos. ¿Por qué no respetan a los demás padres? Es una cuestión de educación.

Participaciones de los lectores

Por una comida más nutritiva en los hospitales

Noemí Morillas Ripollet

Este fin de semana fui a visitar a mi tía al hospital tras una operación de rodilla. Mientras esperábamos para poder  verla, fuimos a la cafetería a pasar el ra... Seguir leyendo

Esclavos de la ley

Maria Olga Santisteban Otegui Zalla (Bizkaia)

"Seamos esclavos de la ley para poder ser libres". Me supongo que le autor de esta frase, el jurista, filósofo y escritor romano Marco Tulio Cicerón... Seguir leyendo

El cine español, en segundo plano

José Luis Jiménez Pérez de la Lastra Madrid

Todos tenemos tres caras

Maria Olga Santisteban Otegui Zalla (Bizkaia)

Dice un proverbio japonés que todo el mundo tenemos tres caras. Una la que mostramos al mundo. La segunda cara solo ... Seguir leyendo

Sota la lluna plena de desembre

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

La lluna plena de desembre il·luminava tant que si conduïes t'enlluernava i et costava de seguir la carretera. Era u... Seguir leyendo

El Barça de Valverde aspira a todo

Maxi Bazán Sant Feliu de LLobregat

Héroe anónimo en California

Rocio Garcia Gomez Sant Climent de Llobregat

Poco a poco se está viralizando un vídeo de los incendios de California, solo que este es un poco diferente. Se ve a un c... Seguir leyendo

Los universitarios queremos ser algo más que becarios

Noemí Morillas Ripollet