El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta a Dijsselbloem

ARCHIVO / REUTERS

Jeroen Dijsselbloem.

César Carulla BarrauSabadell

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 24 de marzo del 2017 - 13:30 h

Señor Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo: me siento indignado por su lamentable comentario, que sería tal si usted hubiera estado sentado en la barra de un bar charlando con sus amigos, pero se encontraba ante la prensa. Así pues, me queda clara la imagen que tiene de nosotros, los países del sur de Europa, que según sus impresiones dedican su vida a la juerga y se aprovechan de sus socios para robarles la cartera y así poder disfrutar de una vida sedentaria sin la más mínima responsabilidad.

Yo, español y padre de tres hijos, nacido en Alemania por el sacrificio que mi padre tuvo que hacer en tiempos aciagos, me revuelvo cada año que, de los cuatro días que me puedo permitir acercarme a 'mis' playas, tenga que soportar indignado como los jóvenes turistas provenientes del norte de Europa vomitan, orinan e incluso defecan en las piscinas y calles de nuestros pueblos por cuatro duros. Supongo que será usted consciente de ello. También supongo que lo será del turismo sexual (con Alemania a la cabeza) del que algunos ciudadanos de los países más desarrollados 'disfrutan' en países explotados sin pudor alguno, volviendo de ellos con fotos de paisajes espléndidos, cuidados con mimo para el desarrollo turístico que tanto les atrae.

En las fábricas dispersas por el sur, donde ensamblamos su tecnología, intentamos no desfallecer ante la explotación que se nos imprime debido a crisis que gobiernos de todas las naciones han permitido que se produzcan por la imprudencia y la permisividad ante el hecho de que los mercados deriven sus ganancias a paraísos fiscales, evitando así su correspondencia con la sociedad que los alimenta. Trabajamos 12 horas diarias, de lunes a sábado, para no llegar apenas a llenar la despensa después de pagar la vivienda, algo que se ha convertido en prácticamente prohibitivo en mi país 'sureño'. Y después de pagar los recibos de los créditos que sin remedio he de contraer con las financieras para comprar los productos que desarrollan sus grandes ingenierías, imprescindibles para la vida rutinaria. Alimentadas, también, por nuestros hijos, que han de emigrar de nuevo al norte, como lo hizo mi padre, para poder tener un futuro digno acorde con su formación, pagada con sudor por nosotros y que al fin y al cabo aprovechan sus empresas.

No sé lo que pretende de los estados del sur, señor presidente, pero estamos a un paso de ser sus esclavos. No nos queda ya mucha dignidad en las alacenas. ¿Piensa usted que nos sobra para copas y bailes? ¿Es consciente de ese detalle? ¿Se atreve de nuevo a llamarme borracho y 'putero'?

Participaciones de los lectores

Una multa con un recargo injusto

Laura Cercadillo Molins de Rei

En estos días en los que solo se habla de los derechos de los ciudadanos y después de escuchar estas palabras del alcalde de mi pueblo, he... Seguir leyendo

Instinto de supervivencia

Andrés Marí Fombellida Calella

Más que la era digital, vivimos la era de la manipulación en todos los aspectos de la vida cotidiana por unos poderes económicos, políticos, cu... Seguir leyendo

La reforma laboral de Macron, continuista

Joan Palacín Caldes de Montbui

La reforma laboral de Macron, está en la misma línea de los últimos 30 años: más poder empresarial, mayor facilidad ... Seguir leyendo

"Sóc feliç al teu costat, sense fills"

Nuria Prats Garcia Santa Coloma de Gramenet

Quan ens vam retrobar en aquell bar, farà ara cinc anys, mai vaig pensar que tu series l'home de la meva vida; perquè enganyar-te, si em coneix... Seguir leyendo

"Mi hijo de 20 años murió de sepsis, una enfermedad demasiado desconocida"

Inma Balfagón Conesa Castelldefels

El sábado EL PERIÓDICO publicó un artículo en el se hablaba sobre la ... Seguir leyendo

Del Al-Ándalus al arroz, nociones de Historia

Robert Denny Barcelona

Podemos hacerlo mejor que esto. Primero fue mi hija y su amiga, de primer año de ESO, cuando me dijeron que no tenían ni idea de lo que ... Seguir leyendo

Fachadas que no son de un solo propietario

Ya hace un par de meses, como catalana y ciudadana propietaria de un inmueble en Barcelona, puse la queja pertinente ya que un vecino ha coloca... Seguir leyendo

Nostalgia de las series de los 80

Josep Antoni Ávila Barcelona

Sea por nostalgia o sea por la creatividad y el mensaje de las series, o sea por el elenco de actores y actrices, me quedo con las series telev... Seguir leyendo

Ludopatía: Falta control de las casas de apuestas

Juan Oriol Manresa Barcelona

Últimamente se está observando que los locales de apuestas y juegos se están extendiendo. Para los empresarios es un buen negocio, para los ludópatas... Seguir leyendo