El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta a mi nieto recién nacido: "Hoy el mundo ya es mejor contigo aquí"

EL PERIÓDICO

El recién nacido Ibai se agarra, con su robusta mano derecha, al dedo índice izquierdo de su abuelo Andoni Zubizarreta.

Mario Martín LucasSalardú

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 6 de diciembre del 2017 - 11:00 h

Acabo de hacerte la foto que siempre he hecho a los recién nacidos, con mi dedo anular cogido por tu mano, en una metáfora visual entre tu tierna piel y la decoración que el tiempo ha dejado sobre la mía, en forma de arrugas y pequeños pliegues que no impiden vislumbrar venas y tendones. ¡Bienvenido! A este maravilloso mundo, que declina a la perfección con los más estupendos verbos por los que sientas curiosidad: soñar, viajar, amar, crear, imaginar, explorar, etc...

Incluso yo, tu abuelo, también fui bebé hace unos años, no demasiados, no creas. Pero no soy capaz de recordar ese primer momento que tú, hoy, has percibido al abrir los ojos y asomarte a este balcón, donde has visto a tu madre, a tu padre y a todos los que, a su alrededor, hemos experimentado la sensación de respondernos a nuestras preguntas viendo tu cara, tu expresión, interpretando incluso tus bostezos, tus primeras sonrisas y ese primer llanto.

Hoy te contaré mis primeras historias, sobre dos abuelos. Uno de ellos siempre decía a su nieto, tu padre, que era la mejor persona que él había conocido, quizás hasta el extremo en su bonanza. Es un buen ejemplo, fíjate en él, admírale y quiérele siempre.

El otro abuelo del que quiero hablarte hoy, era la paciencia hecha carne, tuvo un nieto gravemente enfermo, tu propio abuelo, que estuvo seis meses ingresado en el mismo hospital donde hoy has nacido tú. Y en cada uno de esos días, siempre acompañó a su nieto, encadenando una historia, con otra, despertando la admiración de aquel niño, quien, según le oía, le iba acariciando el lóbulo de su oreja izquierda, hasta que la deformó. Pero era la huella física de la que más orgulloso se sintió aquel abuelo, la del cariño de su nieto.

Lo que es cierto, querido nieto, es que hoy el mundo ya es mejor contigo aquí.

Participaciones de los lectores

Los médicos no esconden nada, confiemos en ellos

Rita Rodríguez Barcelona

En Barcelona, el sábado 13 de enero se celebró un acto que recibía el nombre de Un mundo sin cáncer. Lo que tu médico no te está ... Seguir leyendo

17 agosto, el día que Barcelona se paralizó

Aina Carcassona Barcelona

Puigdemont, ¿huido de la justicia o de la injusticia?

Dolors Paniagua Cordero Sant Boi de Llobregat

Continúa la guerra sin cuartel desde el Gobierno del Estado de la Nación contra el independentismo. Parece ser que e... Seguir leyendo

De pensiones y política

Demetrio Acebo Barcelona

Estamos observando como los diferentes partidos utilizan las pensiones como arma arrojadiza, poniendo de manifiesto la inestabilidad del s... Seguir leyendo

Diálogo, la receta para Catalunya

Bernardo de Llobet Madrid

El PSC y el PSOE hicieron un análisis de sus no muy buenos resultados en Catalunya achacándolos a la coalición con antiguos miembros de Un... Seguir leyendo

La creació mediàtica d'un delicte imaginari

Samuel Segura Sant Boi de Llobregat

Estem gaudint d'un espectacle impressionant aquestes darreres setmanes. Estem presenciant la creació d'un nou delicte dins l'imaginari col·lectiu de la societat espa... Seguir leyendo

Sobre los "constitucionalistas"

Sofia Royo Andreu Granada

Els catalans, èpica i estètica

Jaume Vallès Muntadas Sant Adrià de Besòs

La coneguda afirmació de Miguel de Unamuno "los catalanes os ahogais en estética", me l'ha repetida amistosament un amic que ha vingut a p... Seguir leyendo

El viaje de la dictadura a una democracia de élites

Alberto Grela A Coruña

Apenas me había salido la barba cuando murió Franco, el caudillo de España, decían. Fluían las opiniones y los comentarios en la calle acerca d... Seguir leyendo