El Periódico

Apoyo a los trabajadores del aeropuerto de El Prat

RICARD CUGAT

Colas en el aeropuerto de El Prat.

David Ordóñez FrancoBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 11 de agosto del 2017 - 11:39 h

Al margen de controversias políticas, la huelga del aeropuerto de El Prat es un ejemplo más de lucha de trabajadores contra el sistema. La teoría de la oferta y la demanda dicta que, a igualdad de servicio, la empresa con el presupuesto más bajo se llevará la licitación. En una España sumida en el paro y acuciada por la necesidad de las familias, es una realidad que el precio bajo va a costa de las condiciones de los trabajadores y de sus salarios que no llegan ni a 'mileuristas'. En el caso de El Prat, la prensa habla de 1.000 euros brutos para quienes vigilan los arcos de seguridad sobrellevando altas cargas de trabajo. Sin darnos cuenta estamos perdiendo los derechos por los que unas generaciones atrás se luchó literalmente a sangre y fuego.

Cuando los trabajadores se organizan y luchan en bloque el sistema reacciona en contra. A los estibadores por ejemplo se les ha arrebatado el poder que tenían, ahora también ellos con el tiempo podrán convertirse en profesionales 'submileuristas'.

En esta situación uno se preguntara dónde están los que fueron poderosos sindicatos. En realidad los sindicatos no son nadie si no existe una actitud ciudadana que legitime su fuerza. Si seguimos la línea del interés personal y no apoyamos a otras personas desfavorecidas laboralmente, el sistema tenderá a aislarnos a todos y nos rebajará laboralmente con más facilidad. Como usuario del aeropuerto sufro la huelga pero me alivia la idea de que pueda servir para que las personas que trabajan allí puedan conseguir unas condiciones más dignas.

Participaciones de los lectores

Los catalanes y los cantos de sirena de sus dirigentes

Narciso Ríos Blanquer Palma de Mallorca

El orgullo contra la dignidad

Jose María Gamundi Planas Barcelona

Desobediencia civil, la semilla de los derechos humanos

Laura Catalán Belmonte Sant Pere de Ribes

Los colegios franquistas sí que adoctrinaban

Ricard Gimeno Barcelona

Catalunya, esencial para España

Ricard Gimeno Barcelona