Ir a contenido

Julià Hinojosa: «Estábamos en la fuente del conocimiento»

Julià Hinojosa es profesor de secundaria en la Escola Pia de Sarrià, en BCN, y tras pasar por el CERN de Ginebra se prepara para llevar al aula la física de partículas

MAURICIO BERNAL

fcasals39518727 hinojosa170803161526

RICARD CUGAT

-Al principio yo me dije: «Esto debe ser para físicos de partículas». Y yo no soy físico de partículas, yo soy físico del aire. Pero como luego decían que querían embajadores… Así lo decían: embajadores. Embajadores para trasladar al aula lo que aprendiéramos allá.

-De física de partículas.

-De física de partículas, sí. Y pues, imagínese: qué mejor lugar para aprender de física de partículas que el CERN de Ginebra.

Julià Hinojosa es profesor de física en la Escola Pia de Sarrià, en Barcelona. Según testimonios de terceros, uno de esos profesores imaginativos, capaces de inspirar, que los alumnos recuerdan con cariño al cabo de los años. Hace poco más de un mes, a finales de junio, becado por la Fundación Aquae, Hinojosa participó en el programa del CERN para profesores de secundaria de España (Spanish Teacher Programme), una iniciativa del laboratorio europeo para hacer llegar la física de partículas al aula escolar. Un doctor en física en el CERN: como un escritor de la antigüedad en la biblioteca de Alejandría.

-Luego es importante que los alumnos aprendan física de partículas, ¿no?

-Es importante, y lo es entre otras cosas porque tiene muchas aplicaciones prácticas. El problema es que los profesores no sabemos casi nada de física de partículas. Es una ciencia nueva y por eso no se enseña en el aula.

-Tengo entendido que había más solicitudes que plazas. Dígame, ¿por qué cree que acabó en el grupo de escogidos?

-Supongo que en parte porque me interesa la didáctica de las ciencias. Formo parte de un grupo de investigación de la Autònoma, el LIEC, Lenguaje y Enseñanza de las Ciencias, he publicado varios trabajos y soy editor de sección de la revista 'Enseñanza de las ciencias'. Creo que ese perfil les gustó.

-Hábleme del lugar. Cuénteme cómo es.

-Es una pequeña ciudad. Se ve el Mont Blanc desde allí. Hay un par de restaurantes, Uno y Dos. Tenías esa sensación, ¿sabe?, de que en la cafetería tomabas café con un par o tres de premios Nobel al lado.

-Por curiosidad, ¿pudo ver el acelerador de partículas?

-Claro, nos llevaron a todos los lugares emblemáticos. Nos bajaron al sitio donde está, a 100 metros de profundidad, pero evidentemente el cilindro en sí no se puede ver. Sabes que está ahí, detrás de esos muros increíblemente gruesos, trabajando.

-Un doctor en física en el CERN. En general, ¿qué sensación tenía?

-La sensación de estar donde sabes que están haciendo la física de la cresta de la ola, lo más de lo más. De hecho, luego supimos que la semana que estuvimos allí estaban detectando una partícula nueva, otro bosón; no tan importante como el de Higgs, pero en fin. Emocionante. Respirar el aire que respira esa gente te pone en órbita.

-¿Y a nivel de conocimientos? ¿De lo aprendido?

-Imagínese, estábamos en la fuente misma del conocimiento. Los científicos no te explican teorías, cosas que les han explicado, no: te explican lo que están haciendo, en lo que están trabajando. Es tremendo.

-Dígame, ¿su idea es llevarlo al aula desde septiembre?

-Por supuesto, a partir de este curso. Me viene de perlas para la metodología que hago servir en clase: la física de contexto.

-¿Física de contexto?

-Podría decirse que es una manera de enseñar la física al revés. Primero coloco a los chavales en un contexto. Por ejemplo, les pongo un vídeo de Usain Bolt. Luego les digo: «Vamos a hacer lo mismo nosotros, a correr y a filmarnos». Generas en los chicos el deseo de saber, y por ese camino los llevas a la física, que es la que les da respuestas.

-Y con la física de partículas…

-Es perfecto. Yo usaba la física de contexto en 1º, pero aún no lo había hecho con los alumnos de 2º, y lo del CERN me viene como anillo al dedo. En 2º, el contexto va a ser el acelerador de partículas. Es perfecto para explicar el currículo.

0 Comentarios