Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

«Gracias a la cámara veo las cosas por mí mismo»

Abu Biswas, un joven del Raval, ha hallado en la fotografía y el cine una vía para luchar contra la exclusión y hacer oír su voz

Gemma Tramullas

zentauroepp38990925 gente corriente abu biswas en el bar la rouge en la rambla 170623211310

MARTÍ FRADERA

Abu Biswas (Dacca, 2000) tenía 4 años cuando llegó de Bangladés con su madre y su hermana para reunirse con su padre, que trabajaba de pastelero en Barcelona. Enseguida entró en la Associació Educativa Integral del Raval (AEIRaval), una entidad que ofrece proyectos educativos individualizados a niños, jóvenes y adolescentes en situación de vulnerabilidad. Aquí detectaron que este chico más bien tímido tenía afición por la fotografía y le animaron a desarrollarla. A sus 17 años, Abu ha hecho su primera exposición en el bar La Rouge de la Rambla del Raval y ha participado en el documental In-visibles. El Harraka, premiado en el Festival BcnZoom de cortometraje social para jóvenes.

–Hace 13 años que vives en el barrio del Raval. ¿Te siguen preguntando de dónde eres? Sí, pero ahora yo devuelvo la pregunta: «¿Dónde crees que he nacido?». Me han dicho de todo: Marruecos, Bulgaria, India, Pakistán..., ¡incluso Canarias! Muy pocos saben dónde está Bangladés.

–¿Cómo te iniciaste en la fotografía? Adrià Jurado, el educador de AEIRaval, me dijo que la asociación Finmatun organizaba un taller de fotografía gratis en el Palau Alòs y en el 2012 me apunté. No tenía cámara, pero ellos me la prestaron y me encantó. 

–Ahora ya tienes tu propia cámara. La comparto con mi hermana. La primera que tuvimos era de segunda mano, pero se estropeó hace un año. Nos compramos una nueva hace dos semanas juntando los ahorros de mi hermana, el dinero que me quedaba de trabajar en un bar y 100 euros del premio de fotografía que gané en el instituto Maragall, donde hago bachillerato.

–¿Qué te atrae tanto de la fotografía? Ese momento en el que haces la foto es algo único, una visión muy personal, y me gusta poder compartirla. En cierto modo, la fotografía también me ha ayudado a mí. Gracias a la cámara estoy en primera línea, puedo ver las cosas por mí mismo y tener mi propia opinión. La cámara es la excusa para conocer lugares y personas a los que nunca me hubiera acercado.

–Personas como los protagonistas de El Harraka, el corto que has hecho con Amin Aseyakhe, Hafsa Ben Abdelkrim, Laila Hernández y Radomir Lazarov [puede verse en el canal de Youtube de AEIRaval]. Harraka es la forma vulgar de llamar a los menores marroquís no acompañados que llegan a España de forma ilegal, escondidos en los bajos de un camión o en una patera. Sabíamos que en el Born había un grupo de estos chicos y con la ayuda de Adrià Sunyol, un voluntario de AEIRaval, estuvimos investigando durante dos meses y grabamos entrevistas con dos de estos chicos, que nos contaron su historia.

–¿Qué te pareció su situación? ¡Buf! Me parece bastante indignante que se conozca tan poco. Barcelona no es muy grande y hay muchas culturas, pero lo que pasa en un barrio puede ser totalmente desconocido para la gente de otros barrios. Me parece que enseñar estas cosas que pasan es una obligación moral.

–Ya estáis preparando la versión larga del documental. El premio del Festival BcnZoom es un viaje a Tánger [Marruecos] para participar en el Festival de Cine Social, pero pedimos que nos alargaran la estancia porque queremos ir a la ciudad de Nador, de donde es uno de los chicos del documental. Queremos ir a hablar con su madre o algún familiar para grabar más tomas.

–Las fotografías que expones en el bar La Rouge son de larga exposición, más artísticas. ¿Te tira más lo social o lo estético? Al principio buscaba la estética, pero supongo que me va el tema social. Me atraen las zonas fronterizas y los barrios marginales de las grandes ciudades, que te hacen ver que no todo es tan bonito.

0 Comentarios
cargando