Ir a contenido

BURBUJA DE LA VIVIENDA

"El precio de una habitación en Barcelona se ha doblado"

Xavier Escolà y su pareja tardaron meses en encontrar un piso de 70 m2 en Vallcarca por 750 euros mensuales

ANNA PRATS / BARCELONA

Pisos de alquiler

Xavier Escolà, inquilino desde principios de noviembre, de un piso en el barrio de Vallcarca. / ALBERT BERTRAN

Xavier Escolà tiene 32 años. Se independizó a los 24 años, y en este tiempo siempre había vivido en pisos compartidos. Cambió varias veces de vivienda, y siempre había pagado entre 250 o 300 euros por una habitación. Hasta este año. “Algo ha cambiado en el mercado inmobiliario de alquiler porque esas mismas habitaciones han pasado a costar 450 euros”, dice, a los que hay que sumar los gastos de luz, agua y gas.

Ese fue el detonante que le hizo embarcarse, junto con su pareja, en una aventura ilusionante que se convirtió en una misión casi imposible: buscar un piso para los dos solos. Empezaron con muchas ganas, pero no tardaron en darse cuenta de que no había manera de encontrar en Barcelona nada que no implicara menos de una entrada de 2.500 o 3.000 euros (honorarios incluidos para la inmobiliaria, fianza y el mes corriente). Pero el presupuesto de la pareja era de 700 euros al mes, a pagar a medias.

Así que su novia tuvo que volver a su piso anterior y él buscarse de nuevo una habitación temporal mientras seguían buscando un piso ajustado a su economía. Una solución que tampoco contribuía al ahorro, ya que Xavier pagaba por ella 100 euros por semana o bien 350 al mes por un máximo de dos meses. "Era tan pequeña que incluso el dueño la consideraba no apta para vivir durante mucho tiempo; solo tenía una cama individual y sin armario", explica Xavier

"Seis habitaciones a 600 euros son 3.600 euros, por un piso de 100 metros cuadrados en l’Eixample o en Gràcia que no supera los 1.500 euros"

La pareja optó por explorar posibilidades y alternativas. Así fue como decidieron buscar una habitación doble en un piso compartido. Su decepción fue aún mayor: encontraron pisos de 5 o 6 habitaciones en los que pedían hasta 600 euros al mes por habitación. "Seis habitaciones a 600 euros son 3.600 euros, por un piso de 100 metros cuadrados en el Eixample o en Gràcia que claramente no supera los 1.500 euros", echa cuentas Xavier en voz alta del rendimiento para el arrendador.

Xavier está indignado por una situación que, en su opinión, se explica por dos motivos: "Por una parte, hay gente que quiere vivir a costa de realquilar habitaciones de forma ilegal, y normalmente sin que los propietarios del piso estén enterados. Y por otro, hay propietarios que claramente se aprovechan de la burbuja de precios en la que está sumida la ciudad y alquilan por el doble del valor real del piso".

Por 50 euros más

Después de muchos meses de búsquedas 'on line' y de experimentar la frustración de ver cómo se les escapaban oportunidades --"en cuanto se añadía una habitación o una vivienda a las ofertas, a los cinco minutos, ya había 200 solicitudes para ver el piso", recuerda Xavier-- por fin han conseguido su objetivo. Desde el 1 de noviembre, la pareja ya vive sola en su piso de 70 metros cuadrados y dos habitaciones, en el barrio de Vallcarca i els Penitents, cerca del colegio donde él trabaja como profesor sustituto de infantil. 

Hacer realidad su sueño les costará a partir de ahora 750 euros mensuales ("50 euros más de lo que habíamos previsto", apunta), lo que les obligará a destinar poco más de un tercio de sus sueldos a pagar el alquiler. "Los otros dos tercios, casi íntegramente, se irán en transporte, comida y gastos de electricidad, agua y gas", confirma Xavier, mientras hace cuentas y concluye que de ocio o ahorros, poco o nada. 

0 Comentarios