Ir a contenido

LAS PLAYAS DE LOS LECTORES

Niños bailando en la arena

MARC ESPÍN
SITGES

Hay un lugar en Sitges donde suena el funky, el soul, el jazz y el deephouse, donde los padres beben mojitos y los niños bailan en la arena. Es la playa que recomienda Sofía Muñoz, la de Les Anquines, la más pequeña del pueblo y la última del paseo marítimo hacia poniente, frente al Hotel Terramar. Playa y hotel fueron construidos por la familia Marcé en la década de 1930 y son iconos del primer Sitges turístico. Les Anquines, inicialmente de uso exclusivo para huéspedes, se diseñó como un diminuto puerto a salvo de las corrientes marinas. Sus dos espigones de hormigón, hoy semiderruidos, abrazan el mar formando un estanque de agua quieta que cubre lo justo. Por eso es la playa preferida de las familias con niños.

Sin embargo, esta playa familiar e histórica es también una de las más marchosas y modernas de Sitges. Tienen la culpa el chiringuito Terramar Beach Club, sus fines de semana musicales y el divertido equipo de camareros, entre los que está Sofía, la inconfundible morena de ojos verdes traviesos y sonrisa cándida. Los sábados, desde que el sol se apaga hasta que la luna es la luz más potente en el cielo, el pinchadiscos Albert Retamero pone a bailar a los niños sobre la fina arena de Les Anquines. Luego se animan los padres. La escena se repite con los conciertos de los domingos al atardecer. Es el momento preferido de locales y turistas, que se agolpan en torno al chiringo, en el paseo marítimo y en la playa, para ver tocar a los músicos, más o menos conocidos pero generalmente de calidad, como la intercultural y divertida banda Calima Colores.

SITGES
Longitud / anchura 160 m / 50 m.
Tipo Arena fina . Urbana.
Ocupación Alta.
Playa familiar, ideal para niños y con acceso para discapacitados. Alquiler de hamacas, sombrillas, kayaks, patines de pedales y tablas para practicar 'stand up paddle surf'.


Aunque Sofía vive los domingos desde el otro lado de la barra, también son su momento preferido en Les Anquines. Le gusta quedarse a cerrar porque hace fresquito y porque si trabaja de mañana se pierde los conciertos. Y en ese ambientillo acogedor, cosmopolita e intergeneracional, Sofía se siente bien. Tanto que a veces viene incluso cuando libra. Algo raro, porque en tres veranos solo se ha dado un baño en el mar sereno de Les Anquines. Fue precisamente un domingo, una noche después de la luna llena, después de un concierto, después de servir muchos mojitos y después de que los niños y los padres abandonaran la pista de baile.

Díganos cuál es su playa favorita en entretodos.elperiodico.com

0 Comentarios
cargando