Ir a contenido

ruta EN el eixample

Escuelas de aficiones

LUIS BENAVIDES

IWAGUMI
ROGER DE LLÚRIA, 31
Paisajismo acuático

Iwagumi es una palabra japonesa que significa «formación rocosa». En los acuarios, por ejemplo, esta disciplina busca la armonía y el equilibrio entre rocas, plantas y peces. «Vendemos cualquier cosa relacionada con la acuarofilia pero, sobre todo, asesoramos en paisajismo, tanto marino como de agua dulce», indica el propietario de Iwagumi, Daniel Felicó, un auténtico especialista en la materia. «En el año que llevamos abiertos hemos logrado una cartera de 600 clientes, y convocamos cursos que van desde los más básicos hasta los más técnicos», detalla Felicó. El local, de tonos azulados, suma unos 360 metros cuadrados.

TONKA BAR
MARQUÉS CAMPO SAGRADO, 27
Cocinar en inglés

En el restaurante de Mayela Armas, Tonka bar, sirven platos mediterráneos con un toque imaginativo. Pero también imparten cursos de cocina en un espacio pegado a la cocina, para que los alumnos no pierdan detalle. «El perfil de alumnos es variado, tanto adultos como niños. En el caso de los mayores, entran a las siete de la tarde para cocinar aquello que cenarán», afirma Armas, cocinera profesional. Mejorar el inglés también es posible con Joshua Weitzer, un norteamericano «enamorado de la cultura gastronómica española» que imparte clases de cocina en su lengua materna y dinamiza la posterior charla de la sobremesa.

OYAMBRE
ROGER DE LLÚRIA, 92
Para agendas apretadas

Desde 1993, Oyambre comercializa productos para realizar labores de punto de cruz, patchwork y tricot. El negocio de las hermanas María Jesús y Elena Artés de Arcos cuenta con una tienda en la calle de Roger de Llúria pero también venden al por mayor y por internet. «Todas nuestras dependientas están muy cualificadas en el tema de las labores e imparten cursos», explica María Jesús, quién destaca el «seguimiento de las labores» como un importante valor añadido. Y es que en la tienda asesoran y resuelven dudas. Los horarios de las clases, de lunes a viernes, sin cerrar al mediodía, se adaptan hasta las «más apretadas agendas», puntualiza.

NÚRIA PUJOL PATCHWORK
ARAGÓ, 359
Zapatillas `customizadas¿

«Hace más de 20 años que estoy metida en el mundo del
patchwork y labores en general, y hace cinco aproximadamente que decidí abrir mi propia tienda», cuenta su propietaria, Núria Pujol. Con un máximo de siete alumnos por clase, por razones de espacio y también porque quiere dar un trato personalizado, Pujol organiza diferentes cursos con alumnas de todas las edades. «La mayoría son mujeres a partir de los 40 años, pero últimamente se apuntan chicas jóvenes. Crean sus propios complementos, como bolsos y zapatillas, y los customizan a su gusto», afirma la dueña.

WARAO CHOCOLATES
CASTILLEJOS, 332
Cursos de bombones

Si el chocolate fuera una religión, Warao Chocolates sería un precioso templo. El establecimiento, con estanterías repletas de bombones en sus más variadas formas, colores y presentaciones, abrió en diciembre del 2010. Su propietaria, Andreina Maciel, de origen venezolano, vende utensilios e ingredientes para la elaboración de bombones y todo tipo de dulces. Los cursos que organiza Maciel duran unas cuatro horas y son muy prácticos. «El precio incluye los ingredientes y una guía impresa. Los alumnos se van a casa con las creaciones que han hecho», apunta la propietaria.

TALLER DE PASTA
BRUC, 85
Fabricar pasta

El Taller de Pasta abrió hace dos años con una causa muy loable: demostrar que se puede comer sano y variado por muy poco dinero. «Nosotros vendemos todo tipo de pastas de calidad y listas para cocinar, pero también damos elementos e impartimos diferentes cursos para que sigan comiendo bien en casa», reconoce Graciela Nowenstein, copropietaria con Sophie Rabattu. «No creemos que por enseñar cómo se hace la pasta podamos perder clientes», añade Nowenstein, preocupada por fomentar buenos hábitos en una población que suele andar «bastante perdida delante de la nevera».

0 Comentarios