Ir a contenido

Patrocina:

MOTOR DE LA ECONOMÍA

España, segunda potencia turística mundial en el 2017

El año pasado se cerró con 82 millones de visitantes, que dejaron un total de 87.000 millones de euros

El 'procés' causó una pérdida de 319 millones de euros en ingresos turísticos

Mercedes Jansa

lpedragosa38884554 turistas barcelona ureta170616180247

Turistas en el paseo de Lluís Companys de Barcelona. / JULIO CARBO

Por octavo año consecutivo, un periodo que abarca la crisis y cierta recuperación, el turismo sigue siendo el motor de la economía española. En el 2017 supuso el 11,5% del Producto Interior Bruto (PIB), tres décimas más que el año anterior, movió 134.000 millones de euros y creó 77.501 nuevos empleos. Gracias, principalmente, a la demanda extranjera y pese al impacto de la crisis política de Catalunya sobre todo centrada en el último trimestre, y que restó 319 millones de euros, según  Exceltur, el lobi que agrupa al 90% de empresas hoteleras, de ocio y de transportes del sector. Ello no ha impedido que sea la comunidad más beneficiada tanto en número de visitantes como por el gasto que han realizado.

Es posible que cuando se conozca el balance de turismo mundial, (la próxima semana en vísperas de la feria Fitur) España haya desbancado a EEUU como segundo país receptor de turistas. Así ha sido al menos hasta el pasado mes  de noviembre, según los datos que dio a conocer el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, en la noche del pasado miércoles tras anunciar Mariano Rajoy, en Roma, el nuevo récord de visitantes.

En el 2016, Francia primera potencia turística del mundo recibió a 82,6  millones de personas y EEUU, en el segundo puesto, tuvo 75,6 millones. España le pisaba los talones con  75,3 millones. De ahí que el Gobierno espere presumir dentro de poco de adelantar al gigante norteamericano.

Pujanza

Las cifras que muestran la pujanza del sector en España son incontestables: El PIB turístico crece el 4,4%, las ventas lo han hecho el 6,6%, las empresas vinculadas a esta actividad han mejorado sus resultados el 6,3%  y el gasto medio por turistas ha subido el 1,5%.  Con un crecimiento por encima de la economía del país, el sector turístico aporta estabilidad y "puede resistir más que bien a un buen número de adversidades", según José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur.

El éxito, un año más, se debe a los visitantes extranjeros que pueden aportar a la balanza de pagos unos 60 mil millones de euros, según las previsiones de los empresarios. La  mejora se debe, entre otras codas, a que ha aumentado los viajeros de mercados de mayor gasto (norteamericanos, asiáticos, rusos y latinoamericanos) además del incremento de precios de los alojamientos por dicha demanda.

Los españoles prefieren viajar fuera. La demanda de viajes al exterior ha crecido el 13% gracias a unos precios muy competitivos por el abaratamiento del transporte aéreo.  Cuando eligen quedarse en España optan por los alojamientos más económicos en vista de que la masificación presiona al alza los precios. La menor demanda interna ha provocado un crecimiento más moderado de la actividad de las agencias de viajes.

Atentado y 'procès'

El atentado terrorista del pasado agosto en Las Ramblas no dañó al sector en Catalunya ni en Barcelona, pero sí lo ha hecho la crisis política centrada en el último trimestre del año. Barcelona es la que ha acusado más el impacto negativo, que apenas se ha notado en las zonas de costa. La demanda turística ha caído el 9,6% en octubre y noviembre, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), recogidos por Exceltur.

Han sido los visitantes más cercanos (franceses, ingleses y alemanes) los que han bajado su afluencia a Catalunya, que se ha compensado con las visitas de asiáticos y americanos. En todo caso,  hasta noviembre el número de visitantes sumó 18,2 millones de personas, según los datos del Gobierno.

Previsiones

Los empresarios son optimistas sobre la temporada del 2018, excepto por lo que respecta al primer trimestre, sobre el que aún  pesan elementos de inestabilidad política. Pero hay otras sombras que amenazan la evolución de la primera industria española. Han constatado un caída de los viajes de negocios y una gradual recuperación de los principales mercados competidores de España en turismo de sol y playa. En la segunda mitad del  2017 Egipto, Turquía y Túnez han elevado 8,5 millones sus llegadas de turistas. 

Temas: Turismo

0 Comentarios
cargando