Ir a contenido

Patrocina:

estudio de tasación

Tinsa constata la caída de precios inmobiliarios por la crisis política en Catalunya

Los precios bajaron el 1,7% en la ciudad de Barcelona en el cuarto trimestre del año

Eduardo López Alonso

Oferta de pisos en venta y alquiler en una inmobiliaria de la ciudad de Barcelona

Oferta de pisos en venta y alquiler en una inmobiliaria de la ciudad de Barcelona / RICARD CUGAT

Los precios de la vivienda en la ciudad de Barcelona bajaron el 1,7% en el cuarto trimestre, según datos de la sociedad de tasación Tinsa en su informe de diciembre. Lo que podría parecer una excelente noticia fue interpretado este viernes por el sector inmobiliario como un pésimo indicador consecuencia de la inestabilidad política catalana. En cualquier caso, ese recorte no esconde que durante el 2017 los precios de las viviendas en la ciudad han subido el 14,8%, algo que conjugado con la situación de moderación salarial más habitual no supone precisamente un incentivo para la adquisición de vivienda. 

Pero Tinsa aportó ayer una interpretación pesimista y alertó de que los datos de su último informe de diciembre son la consecuencia directa de la situación política en Catalunya, que ha causado mayor dificultad para las ventas y precios más bajos, y que esa tendencia podría extenderse al resto de España. Según el estudio de Tinsa, "la incertidumbre ha pasado factura a la evolución del mercado residencial en la ciudad de Barcelona, donde el valor medio se ha reducido un 1,7% entre el tercer y el cuarto trimestre, hasta 3.129 euros el metro cuadrado. El ajuste ha sido notable en los distritos de Ciutat Vella y Les Corts, donde el valor medio ha descendido un 5,8% y un 5,5% de un trimestre a otro, respectivamente". Para el sector inmobiliario, una caída de los precios es un indicador negativo para la economía ya que de mantenerse podría generar un efecto 'bola de nieve', con menores ingresos en los canales de venta de inmuebles y otros sectores relacionados  (desde la venta de mobiliario, al bricolaje o las reformas).

Mientras en la ciudad de Barcelona los precios de las viviendas bajaban, el precio medio en España aumentó el 4,2%. Según Tinsa, Madrid capital supera a Barcelona con un incremento del 17,1% con respecto al cuarto trimestre del 2016. El plazo medio de venta de las viviendas en España se ha acortado hasta los 8,6 meses. 

El estudio de Tinsa confirma que el alza de los precios de la vivienda en Catalunya se frenó a final de año. Han pasado de crecer el 12,5% interanual en el tercer trimestre a un 8,9% en el cuarto, mientras que en la Comunidad de Madrid se ha acelerado ese crecimiento de los precios del 13,2% en el tercero al 15,1% en el cuarto.

Ese freno en la recta final del año se evidencia todavía más con el dato de que en la ciudad de Barcelona los precios habían subido el 20,6% en el tercer trimestre con respecto al 2016. Pese a los temores del sector, lo cierto es que en el 2017, la subida de los precios en Barcelona es la segunda mayor de las capitales de provincia de España, solo superada por Madrid (17,1%), y por delante de Palma de Mallorca (13,7%). 

"La situación política ha impactado negativamente en los precios de la vivienda en Barcelona en el último trimestre. Se está produciendo un embalsamiento de la demanda, principalmente de inversores, que ya ha empezado a trasladarse a otros perfiles de comprador", indicó Jorge Ripoll, director del Servicio de Estudios de Tinsa. Ripoll afirmó también que "si la incertidumbre se prolonga, esta situación en principio coyuntural, podría convertirse en endémica y derivar en una contracción, que no puede descartarse que acabe afectando al resto de España". La cuestión es saber si los inversores extranjeros quieren seguir comprando pisos y elevando los precios, mientras los ciudadanos que desean adquirir su propia vivienda conviven en un mercado cada vez más alejado de la evolución de los salarios. 

0 Comentarios
cargando