Ir a contenido

Patrocina:

el mercado del arrendamiento

El alquiler se consolida en Barcelona y sigue al alza en el área metropolitana

Los precios se mantienen por primera vez desde que se inició la recuperación del mercado inmobiliario

En poblaciones cercanas a la capital catalana los valores todavía suben a un ritmo del 10%.

Max Jiménez Botías

zentauroepp39899403 pisos alquiler viviendas171222173744

Piso en alquiler en Ciutat Vella (Barcelona). / CHRISTIAN MORALES

La burbuja del alquiler en Barcelona comienza a dar síntomas de agotamiento. Fueron pocos los expertos del mercado que pronosticaron durante el irrefrenable ascenso de precios del mercado que los aumentos no tenían la raíz especulativa propia de una escalada  irracional, pero los hubo. El desequilibrio entre oferta (escasa) y demanda (elevada) insufló a los propietarios ganas de recuperarse de la caída provocada por la crisis, de modo que desde el 2013 se han registrado aumentos en Barcelona que superan el 25% de media. Esa tendencia parece ya agotada, según muestra la evolución de los contratos de alquiler registrados en la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona durante este año. En el 2017, el precio medio cerrará en el mismo nivel –o por debajo-- del valor inicial del año, lo que será la primera vez que ocurra desde que el mercado comenzó a recuperarse de la explosión de la burbuja.

 

Esa circunstancia se produjo en el 2014, cuando el precio medio registrado por la Cámara –del que se elimina los valores por debajo de los 300 euros, que corresponde a los alquileres sociales, y los que pasan de 3.000 euros-- fue de 688 euros, lo que supuso un aumento del 1,4% con respecto al ejercicio precedentes. En el 2015 la variación entre el precio del primero y el último trimestre fue del 5,9% y en el 2016 el aumento ya alcanzó el 17,26% entre marzo y diciembre. El valor del cuarto trimestre del 2017 es inferior al del primero de este ejercicio, según los datos provisionales que maneja la Cámara barcelonesa y que se agregan a los que registra el Incasol para toda Catalunya. Barcelona por tanto no marca la tendencia de todo el mercado catalán, pero sí la de la concentración urbana más importante, donde la demanda es más acusada. Los datos del Incasol solo alcanzan hasta el segundo trimestre y todavía recogen ascensos. se prevé que en la próxima entrega --con valores hasta septiembre-- se observe la desaceleración que apunta el mercado, aunque aún con crecimientos interanuales.

No obstante, la subida de precios tiene un límite. "No podían crecer ininterrumpidamente. Estamos en el límite y podemos esperar que se mantengan ahí”, ha considerado Òscar Gorgues, gerente de la cámara de la propiedad.  “El problema de Barcelona es que no hay oferta, por lo que los precios suben. Pero llega un momento en el quienes buscan un alquiler tienen que irse fuera, a Badalona, por ejemplo, porque ni hay suficiente oferta ni los precios son asequibles para su bolsillo”, agrega.

Efecto metropolitano

Esa situación ha favorecido que el efecto de alza de precios que se ha mantenido en Barcelona desde la recuperación del mercado se haya trasladado al área metropolitana. Las poblaciones de la primera y segunda corona de la capital catalana mantiene la evolución al alza de los precios de mercado. “Este años posiblemente acabaremos con un aumento del alquiler de entre el 10% y 12%, aunque está por ver qué ocurre en el último trimestre del año. Esperamos que no será muy diferente de la evolución que se ha registrado hasta ahora”, afirma Joan Planas, secretario de la Cambra de la Propietat Urbana de Terrassa. La evolución alcista se pone de manifiesto también en el mercado de venta, donde las expectativas de crecimiento están entre el 10% y el 15%.

Destaca Planas que esa situación se produce a pesar de que, “en Terrassa y otras poblaciones cercanas, los precios suben a pesar de que no hay inversión extranjera especulativa de importancia. Y todavía aumentarán algo más”. En cierta forma, el mercado inmobiliario del área metropolitana sigue los pasos ya andados por el de Barcelona “La demanda es muy fuerte y la oferta es muy escasa por falta de viviendas de alquiler”, explica Planas. Sí que hay oferta de venta , pero “la falta de seguridad laboral y los sueldos bajos dificultan que los ciudadanos se embarque en la compra de vivienda”, agrega. 

Pero no es oro todo lo que reluce en el mercado metropolitano del alquiler. Desde algunas fuentes del sector se apunta que la tendencia alcista se mantiene en la primera corona metropolitana y quedará reflejada en los datos del tercer trimestre y del cierre del año, pero no en la segunda corona, se esperan caídas de precios con respecto a los trimestres anteriores por primera vez desde la recuperación. 

 

Resistencia a la inestabilidad del mercado inmobiliario catlán

El mercado inmobiliario catalán ha resistido con cierto éxito los efectos del procés soberanista. Y aunque los últimos datos de compraventas relativos al mes de octubre registraron un descenso con respecto al mes anterior, lo cierto es que en el conjunto del año, el número de operaciones contabilizdas en Catalunya superar las de la comunidad de Madrid, como ha venido siendo habitual en los últimos años, según muestran las estadísticas recogidas por la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona. «No se puede decir que se haya producido un cambio de tendencia. Ha sido un mes (octubre). Tenemos crecimientos importantes en los primeros trimestres y en el resto del Estado fueron menores. La diferencia entre Catalunya y Madrid en octubre tampoco es tan grande», comentó el gerente de la Cámara, Òscar Gorgues. 

Según los datos de la Agencia de l’Habitatge de Catalunya y de los registradores de la propiedad el número de compraventas en Catalunya se incrementó un 18,1%  en los tres primeros trimestres del año, una incrementa significativa reforzado con mayor intensidad por las ventas de viviendas nuevas. El total de operaciones realizadas han sido de 59.845, frente a las 50.664 del mismo periodo del año anterior. Las cuatro provincias catalanas  han registrado incremento del total de operaciones. Destaca Barcelona, con 41.523, frente a las 35.176 del periodo anterior. Y también Tarragona, donde han aumentado el 24,6%, al pasar de 6.217 a 7.749 en octubre de este año. La Associació de Promotors de Catalunya (APCE), destaca que hace justo un año el ritmo de crecimiento de las ventas de viviendas nuevas manifestaba una tendencia continuada a la baja. En el tercer trimestre de este año, la recuperación es visible y incluso «se reafirma el incremento más acentuado de las ventas de esta tipología de viviendas». 

En términos acumulados, el incremento más acentuado de las ventas de vivienda nueva se ha producido en Tarragona, con un incremento del 50,2%, seguida de Girona, con el 33,8%. Las compraventas de vivienda usada también muestran crecimientos en los nueve primeros meses del año: un ascenso del 18,1%, hasta las de 52.037 operaciones.

0 Comentarios
cargando