Ir a contenido

Patrocina:

PRESTACIONES SOCIALES

El Govern dice que subiría las pensiones con la independencia pese al déficit

Un estudio de la Generalitat concluye que el sistema tiene también problemas de sostenibilidad, pero menos que el español

La 'consellera' Bassa afirma que el Estado tiene que seguir pagando las prestaciones mientras no haya un acuerdo de ruptura

Agustí Sala

PENSIONES

RICARD FADRIQUE

La 'consellera' de TreballAfers Socials i Famílies, Dolors Bassa, ha asegurado que en la primavera del año que viene el sistema catalán de pensiones contributivas estará en equilibrio a pesar de que aún es deficitario. Además se ha comprometido a revalorizar las prestaciones en un hipotético estado independiente tras el 1 de octubre (1-O), en vez de limitarse a actualizarlas el 0,25% como establece el Gobierno central, aun teniendo en la actualidad la imposibilidad de financiarse en los mercados. Sin revelar cómo superarán esa traba ha sentenciado: "Se trata de prioridades políticas, como demuestra la renta garantizada". 

Todo ello lo ha anunciado durante la presentación del estudio 'Els fons de la Seguretat Social a Catalunya' , junto con el secretario de Economia, Pere Aragonès; la directora general de Análisis Económico, Natàlia Mas; y por el secretario general de Treball, Josep Ginesta.

Mensaje de tranquilidad

Bassa también ha lanzado un mensaje de tranquilidad al afirmar que los pensionistas actuales cobrarán las prestaciones del Estado español, como lo hacen de sus países los alemanes o británicos que viven aquí en la actualidad. "Las pensiones son un derecho contractual en base a la cotización y los años. En ningún lugar se habla de nacionalidades y otros ítems", ha sentenciado. En todo caso se tendrá que llegar a acuerdo de reparto de activos y pasivos, especialmente de cara a los futuros beneficiarios. 

También ha recordado que la ley de transitoriedad jurídica, suspendida por el Tribunal Constitucional, considera las pensiones, no solo un drecho si no "una obligación delos gobernantes".  

Aunque también tiene problemas de sostenibilidad, en el sistema catalán estos son inferiores que los del español, según los autores del estudio. Gracias a unas cotizaciones medias más elevadasmayor tasa de ocupación y otras variables es "más sostenible" y "viable" en Catalunya que en el conjunto del Estado, afirmar.

Menos transferencias para no contributivas 

 Según el estudio, el saldo de los fondos de la Seguridad Social en Catalunya fue el año pasado negativo en 1.308 millones, tres veces más que en 2013, cuando el déficit fue de 420 millones. En el 2016, la parte contributiva fue deficitaria en 772 millones, cuatro veces menos que cuatro años atrás; la no contributiva arrojó un superávit de 90 millones (34 veces menos que en el 2013) y el capítulo denominado "otros factores", relacionado con gastos de funcionamiento y resultados de inversiones realizadas, se saldó con un déficit de 626 millones.

Mas ha afirmado que el aumento del déficit total entre el 2013 y el 2016 se debe a la reducción de transferencias del Estado en la parte no contributiva durante estos años. Estas cifras contrastan con las que difundió en abril la Seguridad Social, que atribuían un desfase entre pensiones y otros gastos y cotizaciones sociales de 4.963 millones en Catalunya el año pasado. Los representantes de la Generalitat achacan estas diferencias a "diferentes metodologías de cálculo". En concreto, el estudio de la Generalitat se refiere al conjunto del sistema e incluye, por ejemplo, los costes del paro. Además, las cifras de la Seguridad Social eran provisionales y se calculó la territorialización con la base del 2015, según fuentes de Economia. 

Ginesta, por su parte, ha sustentado el optimismo del Govern en cuanto a la evolución del sistema contributivo en la recuperación de 100.0000 cotizantes, con mejores salarios gracias al ritmo de crecimiento económico este año, que está por encima de lo previsto por el Govern. 

0 Comentarios
cargando