Ir a contenido

INVERSIÓN

Fomento da oxígeno a las constructoras con un plan de carreteras por 5.000 millones

Rajoy estima que el programa creará 150.000 empleos directos e indirectos en cuatro años

Las infraestructuras será financiadas por las empresas y el Estado se lo abonará durante 30 años

ROSA MARÍA SÁNCHEZ / MADRID

Rajoy presenta el plan extraordinario de carreteras publico-privado

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en La Moncloa, en el acto de presentación del Plan Extraordinario de Carreteras. / JUAN MANUEL PRATS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presentado este viernes un plan de carreteras con el que se pretende invertir 5.000 millones de euros en el plazo de cuatro años (2017-2022) en la construcción o mejora de 2.000 kilómetros de autovías a partir de una financiación que será adelantada por las empresas. Una vez terminadas las obras, el Estado devolverá a las empresas el dinero invertido en un plazo de 30 años, periodo durante el cual deberán asumir la conservación y mantenimiento de las vías adjudicadas

Según los cálculos el Gobierno, este pago anual supondrá unos 350 millones de euros al año. Esta cantidad relativamente menor para el Presupuesto del Estado permitirá minimizar el impacto del plan sobre el déficit público y diferirlo en el tiempo: los pagos empezarán cuando acaben las obras y se prolongarán a lo largo de 30 ejercicios.

"YA ES EL MOMENTO"

"Ahora ya estamos a la cabeza de la UE en crecimiento y a punto de superar el Procedimiento de Déficit Excesivo. Estamos preparados para dar un impulso a un sector que aún no se ha sumado a la recuperación y la creación de empleo", ha valorado Rajoy en La Moncloa en un acto de presentación del Plan de Inversión Extraordinaria en Carreteras, al que habían sido convocados empresarios del sector.

Según las cifras aportadas por Rajoy, este plan generará alrededor de 150.000 empleos directos e indirectos durante la fase de inversión (los primeros cuatro años) y otros 32.000 en la de conservación (30 años siguientes). Además, según el presidente, esta inversión de 5.000 millones tendrá un retorno fiscal para las arcas públicas de unos 3.000 millones en forma de mayores ingresos por pago de impuestos.

El Gobierno pretende que los proyectos del plan puedan ser financiados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y englobados dentro del llamado 'Plan Juncker' europeo. "Las autoridades europeas han recibido la solicitud con mucho interés", ha avanzado Rajoy.

SATISFACCION EMPRESARIAL

"Llevamos muchos años, prácticamente una década, con una reducción brutal de la inversión presupuestaria en obra pública para lograr cumplir los objetivos de déficit. Y ahora se nos presenta un plan extraordinario de inversión en carreteras", ha valorado en un comunicado el presidente de la asociación de consctructores ANCI, Jaime Lamo de Espinosa, presente en el acto. Del mismo modo, el presidente de la asociación SeopanJulián Núñez, ha destacado que la iniciativa del Gobierno "supone el inicio de la recuperación de un sector vital para la modernización y desarrollo económico, como es el de las infraestructuras públicas". Entre los asistentes al acto también estaban otros empresarios como el presidente de ACS, Florentino Pérez.

El Gobierno determinará después del verano el paquete de obras concretas que se acometerán a través de este plan. En todo caso, según ha avanzado Rajoy, serán obras para "completar y mejorar la red actual" de autovías, para su conservación, para "reducir cuellos de botellas existentes" y para adaptar las vías españolas a parámetros más exigentes de seguridad, medioambientales y minoración del ruido. 

PAGO POR DISPONIBIIDAD

El mecanismo de colaboración pública y privada sobre el que se ha diseñado el plan se conoce como "pago por disponibilidad" y es muy utilizado en Europa. No incluye la aplicación de peajes a los usuarios.

La clave de este sistema reside en que las empresas adjudicatarias asumen el mantenimiento de las infraestructuras lo que, según el presidente, supone una transferencia de riesgos "prácticamente total" hacia las empresas concesionarias, a través de un pliego de condiciones "muy elaborado" para que los posibles sobrecostes corran a cargo del sector privado. En este sentido, los técnicos de Fomento han buscado evitar cualquier episodio futuro que pudiera reproducir el problema que actualmente encara el Estado con las autopistas radiales quebradas

0 Comentarios