Ir a contenido

ESTUDIO DE IDEALISTA

Los alquileres de vivienda en Barcelona son ya un 19,8% más altos que en el 2007

Los precios superan los niveles previos a la crisis en seis capitales españolas

Un portal de la calle de València, con un cartel de piso en alquiler.

Un portal de la calle de València, con un cartel de piso en alquiler. / DANNY CAMINAL

Barcelona encabeza dos estadísticas indeseadas para quienes pretenden vivir de alquiler, según el último informe presentado por el portal inmobiliario Idealita. Los responsables del estuio han tomado dos punto de referencia. El primero, cuáles eran los alquileres medios en el año 2007, o sea, justo antes antes del estallido de la burbuja e inicio de la crisis económica. El segundo, cuál ha sido el precio medio en el momento más profundo de la crisis, cuando los alquileres efectivamente bajaron. Las conclusiones son dos, según el informe. Los alquileres son ya un 19'8% más altos que en el 2007 y, en segundo lugar, han remontado un 59,2% desde que tocaron fondo.

El precio medio de alquiler de viviendas es ya superior en seis capitales españolas a los que registraban antes del estallido de la burbuja, según el estudio publicado. La ciudad en la que más se han incrementado los alquileres desde el máximo de hace 10 años es Barcelona, una categoría en la que no tiene rival. La siguen en esa clasificación las subidas de Las Palmas de Gran Canaria (16,1%), Palma de Mallorca (14,1%), Madrid (7,2%), San Sebastián (6,2%) y Girona (3,3%). Sintomáticamente, el mínimo denominador común de las tres ciudades de ese podio (Barcelona, Las Palmas y Palma de Mallorca) es el fuerte peso del sector turístico en sus economías.

Según este informe, en el resto de capitales los precios están aún por debajo del nivel alcanzado hace una década. En Málaga, el precio se sitúa solo el 0,3% más bajo, mientras que en Santa Cruz de Tenerife los precios están el 3,4% más baratos. La ciudad en la que la diferencia con el punto álgido de la burbuja es mayor es Zaragoza (-40,8%) seguida por Castellón (-29,7%), Cádiz (-29%), Guadalajara (-28,7%), Ávila (-25,8%), Toledo y Albacete (-22,1% en ambas). Por su parte, los precios se han reducido entorno al 20% respecto al máximo de 2007 en las ciudades de Santander (-21,3%), Lleida (-21,2%) y Murcia (-20,6%).

Los precios han bajado menos de 10 puntos en las ciudades de Segovia (5%), Salamanca (5%), Cáceres (5,4%), Alicante (6,7%), Valladolid (6,8%), Pontevedra (7,4%), Córdoba (7,8%), León (8,3%) y Badajoz (9,2%).

VARIACIONES DESDE MÍNIMOS

Al estudiar el comportamiento de los precios desde el mínimo alcanzado tras la explosión de la burbuja inmobiliaria se comprueba que todas las capitales españolas han dejado atrás ese punto y ninguna marca precios mínimos. La más cercana a este punto es Ávila, donde sólo se han recuperado un 1,8% desde el mínimo, seguida por Ciudad Real (2,9%), Jaén (3,4%) y Murcia (5,1%).

BARCELONA, RÉCORD

En el lado opuesto, se sitúa la ciudad de Barcelona, donde los precios han aumentado el 59,2% desde que tocaran suelo y comenzaran a subir. Le siguen los incrementos de Palma de Mallorca (47,7%), Madrid (32,2%), Las Palmas de Gran Canaria (29,6%) y Valencia (29,5%). En cada ciudad, la fecha en la que tocaron fondo es distinta. El informe tan solo toma como referencia la cifra.

La última reforma legislativa fue el peor remedio para la enfermedad

El dispar comportamiento del mercado inmobiliario en España refuerza la tesis de ayuntamientos como el de Barcelona de que las leyes aprobadas por el Congreso pueden, en ocasiones empeorar los problemas que supuestamente pretenden resolver. Ese sería el caso de la última reforma de la ley del alquiler, que el PP aprobó en solitario en el 2013, y qu redujo a solo tres años la duración de los contratos de arrendamiento. Con ella, el Gobierno pronosticó que la oferta de pisos aumentaría y que los alquileres, en consecuencia, se moderaría. En el caso de Barceloma, el efecto ha sido exactamente el contrario.

0 Comentarios