Ir a contenido

La Cambra exige que se deje de discriminar a la industria catalana con la luz

El organismo cameral asegura que las empresas vascas pagarán hasta el 20% menos gracias al pacto PP-PNV para los Presupuestos

Agustí Sala

Cadena de montaje de la fábrica de Nissan en Sunderland (Reino Unido).

Cadena de montaje de la fábrica de Nissan en Sunderland. / REUTERS / NIGEL RODDIS

La Cambra de Comerç de Barcelona se ha sumado a las críticas por la discriminación que sufren las industrias catalanas con respecto a las vascas por la tarifa eléctrica. La organización cameral destaca, que como consecuencia del acuerdo del PP y el PNV para los Presupuestos de este año, las compañías catalanas pagarán entre un 15% y un 20% más que las ubicadas en Euskadi.

El 'conseller' de Empresa i Coneixement, Jordi Baiget, ya denunció recientemente a través de una carta dirigida al ministro de Energía, Álvaro Nadal, esta discriminación. En el pacto para las cuentas de este año, el Ejecutivo central se comprometió a englobar las tensiones de 30 a 36 kilovoltios (kV) en la tarifa 6.2 a partir del 2018, que es más barata. Eso, según la Cambra, "supondrá una pérdida directa de competitividad para las empresas catalanas frente a las vascas".

En Catalunya, la situación más habitual en la red eléctrica es la de 25 kV, que paga una tarifa más elevada; mientras que en otras zonas de España las distribuidoras operan en tensiones superiores, como los 33 kV. Apenas existen diferencias entre una y otra tensión. La diferencia radica en la arquitectura con la que se diseñó la red. De hecho el precio era el mismo hasta el 2014, cuando se creó una tarifa específica para tensiones entre 30 y 36 kV un 16% inferior a la habitual en Catalunya (25 kV). La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya cuestionó entonces esa decisión.

DENUNCIAS PATRONALES

Esta medida beneficia no solo a industrias vascas sino también a andaluzas, navarras, castellanoleonesas, cántabras y asturianas, según las patronales Cecot, la Federació Empresarial del Metall (FEM), la Federació d'Organitzacions d'Empresaris de Girona (FOEG), la Confederación de la Industria Textil (Texfor) y la Unió Patronal Metal.lúrgica (UPM). La Cambra de Comerç alerta de que tendrá efectos económicos, sobre "los márgenes, la inversión y el empleo de más de 3.000 establecimientos industriales".

El pacto PP-PSOE, agregan, amplifica "el agravio comparativo" entre "industrias similares ubicadas en diferentes territorios". El acuerdo político elimina la banda de peajes eléctricos de 30 a 36 kV y los incorpora en el rango de potencia superior de 30 a 72 kV ¿Consecuencia? Una empresa suministrada con una tensión de 25 kV, la más habitual en Catalunya, pagará "un sobrecoste del 45% por el concepto de peaje de acceso y, como consecuencia, su factura eléctrica, será entre el 15% y el 20% superior a la de otra industria de las mismas características, pero suministrada a 30 kV".

La Cambra destaca que no son los catalanas las afectadas por la discriminación sino que se encuentran en otras comunidades también y son unas 5.800 en total. De todas estas, 3.277 están ubicadas en Catalunya. Como hizo la Generalitat, la Cambra reclama que se incluya también a las industrias suministradas a 25 kV en la banda ventajosa en la que se han ubicado las compañías vascas.

0 Comentarios