Ir a contenido

Patrocina:

Lagarde celebra el buen momento económico y pide un crecimiento más inclusivo

La jefa del FMI advierte de que una victoria de Le Pen en Francia supondría un grave trastorno para Europa

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON

icoy38119890 lagarde170420185426

Christine Lagarde durante la rueda de prensa de la reunión del FMI. / Carolyn Kaster

“La primavera está en el aire, y también en la economía”. Como es ya tradición, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha utilizado una metáfora climatológica para referirse al momento por el que atraviesa la economía mundial, que está llamada a experimentar un repunte de casi medio punto durante 2017. “Finalmente vemos que la economía global está tomando impulso y esperamos que se sostenga a medio y largo plazo”, ha dicho en una rueda de prensa en Washington, donde el organismo multilateral celebra esta semana sus reuniones de primavera, que congregarán a ministros de Finanzas y banqueros centrales de todo el mundo. Pero también ha vuelto a señalar que el crecimiento “tiene que ser más inclusivo”.

Esa preocupación lleva tiempo en la agenda del FMI, a pesar de que sus recetas en países como Grecia están empobreciendo severamente a la población. “Tenemos que asegurarnos de que el crecimiento se sostiene en el tiempo, de que va en aumento y de que ese crecimiento se distribuye más equitativamente”. Para conseguirlo, ha sugerido una lista de medidas posibles, como “impuestos y sistemas de beneficios más equitativos”, inversión en infraestructuras de alta calidad o políticas para “mitigar los cambios estructurales que estamos viviendo”. Lagarde también ha afirmado que es urgente mejorar la competitividad, un desafío que pasa por “promover la innovación y el comercio”.

La llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos, con sus continuas críticas a los desequilibrios comerciales y sus amenazas para pilotar un giro proteccionista, han empujado al FMI, siempre partidario de la liberalización comercial, a adoptar una postura más sensible al respecto. “Vamos a abordar cómo hacerlo lo más eficiente, justo y global como sea posible. Eso requiere equilibrar las reglas del juego y no adoptar medidas proteccionistas”.

La ex ministra gala, condenada el año pasado en Francia por “negligencia” en el manejo de fondos públicos, ha restado importancia a sus diferencias con la Administración Trump en temas comerciales. “Tenemos todos los motivos para creer que haremos progresos, que seremos capaces de cooperar juntos para respaldar y mejorar el sistema actual”. En ese sentido, ha señalado que desde 2008 la Organización Mundial del Comercio ha denunciado más de 3.000 violaciones comerciales, y ha reclamado acabar con los subsidios y otras prácticas que distorsionan el libre comercio. 

En una entrevista concedida a la CNBC, Lagarde ha opinado también sobre las trascendentales elecciones que se celebran en su país, advirtiendo que una victoria de la candidata de la ultraderecha, Marine Le Pen, tendría graves consecuencias en Europa. “Provocaría sin duda un trastorno mayúsculo y el riesgo de dislocación”, ha dicho Lagarde. “El proyecto europeo nos ha protegido de los horrores de la guerra, y tenemos que recordarlo, también para las generaciones más jóvenes que no conocieron nada de eso”. Le Pen es partidaria de sacar a Francia de la UE, un escenario que sería casi una sentencia de muerte para el proyecto comunitario.

0 Comentarios