Ir a contenido

Bruselas obligará a Rajoy a presentar un ajuste presupuestario antes de un mes

El Gobierno en funciones espera un tirón de orejas de la CE por no haber garantizado el objetivo de déficit

De Guindos confía en poder reducir a la mitad el ajuste inicial necesario de 5.500 millones

Rosa Maria Sánchez Silvia Martínez

cmontanyes28067778 moscovici161024212906

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, y el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en presencia del vicepresidente de la Comisión Valdis Dombroskis, en un imagen de archivo. / EMMANUEL DUNAND

El Gobierno español en funciones espera recibir este martes, como muy tarde, una  carta de la Comisión Europea exigiendo un nuevo plan presupuestario que, en el plazo máximo de un mes convenza a Bruselas de que el déficit español del 2017 se situará en el 3,1% del PIB y no en el 3,6% proyectado por el Ejecutivo en la documentación remitida a la CE el pasado 17 de octubre. Fuentes del Gobierno en funciones han informado a este diario de la intención comunicada por Bruselas de hacer llegar a España la citada misiva, que desencadenará la urgente presentación de un nuevo proyecto presupuestario.

La diferencia entre un déficit del 3,6% u otro del 3,1% implica la necesidad de un ajuste en torno a 5.500 millones de euros, por la vía de los ingresos o de los gastos. Esta será la primera tarea a la que tendrá que aplicarse el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy si, como parece, resulta investido presidente este fin de semana. Para ello, tendrá que apretar el acelerador en la búsqueda de apoyos políticos pues los 137 escaños del PP en el Congreso de los Diputados no bastan.

AJUSTE BLANDO

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, guarda, no obstante, una carta en la manga: la de un mayor crecimiento que permita recaudar más por impuestos y así reducir la intensidad del ajuste necesario. En recientes declaraciones públicas De Guindos ha dicho que el crecimiento del 2016 “estará más cerca del 3,5% que del 3%” (el cuadro macroeconómico del Gobierno prevé el 2,9%). Economía confía en que esta inercia se prolongue en el 2017, ejercicio para el que en principio se prevé un crecimiento del 2,3%. “Si en vez del 2,3% fuera medio punto más, el ajuste sería la mitad del planteado”, declaró De Guindos a La Vanguardia este domingo.

Según estas cuentas, el ajuste de 5.500 millones quedaría reducido a algo menos de 3.000 millones, una cifra que, según el acuerdo PP-Ciudadanos, encajaría como un guante con la mayor recaudación ligada a la reforma en profundidad del impuesto de sociedades acordada en agosto por ambas formaciones.   

LOS REGLAMENTOS EUROPEOS

El procedimiento desatado por la carta que Bruselas ha anunciado al Gobierno español encaja dentro del conocido como 'two pack', o paquete de dos reglamentos comunitarios por el que se trata de garantizar que los presupuestos de los estados miembros se ajustan al Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de la Unión Europea.

Según estos reglamentos todos los estados miembros deben remitir a Bruselas antes del 15 de octubre del plan presupuestario que garantice el cumplimiento de cada uno de ellos del PEC. España remitió el suyo el 17 de octubre (el día 15 era sábado). 

El Gobierno español en funciones asumía en este documento que, dada su condición de interinidad, solo podía hacer una proyección automática de las cifras presupuestarias del año próximo (bajo el supuesto de una prórroga presupuestaria en el Estado). Eso daba como resultado un déficit del 3,6% del PIB para 2017. El mismo documento explicaba que solo un nuevo Gobierno con plenas facultades podría adoptar medidas para garantizar el cumplimiento del déficit asignado por Bruselas a España para el año próximo (el 3,1%), con el consiguiente ajuste de 5.500 millones.

Bruselas tiene hasta el 30 de noviembre para presentar su evaluación. Pero el reglamento establece que en casos excepcionales una semana después de haber recibido el plan (este plazo se ha cumplido este lunes, 24 de octubre), la Comisión puede requerir una mayor concreción al Estado miembro. También que una semana mas tarde (antes del 1 o el 2 de noviembre) la Comisión Europea podrá emitir un dictamen solicitando “la presentación de un proyecto de plan presupuestario revisado a la mayor brevedad”. En concreto, si se constata un incumplimiento grave, se precisa que “a más tardar en un plazo de tres semanas después de la fecha de su dictamen”, lo cual llevaría al imperativo de presentar un nuevo plan antes del 23 de noviembre.

Italia también está a la espera de recibir la misiva este martes, según apunta 'Huffington Post Italia', que señala a España, Bélgica, Francia y Portugal como seguros receptores de la misma exigencia.

0 Comentarios