Ir a contenido

Patrocina:

INFRAESTRUCTURAS

Alstom de Santa Perpètua fabricará los trenes del metro de Lima

El contrato está valorado en 200 millones de euros para la entrega de 20 vagones en el 2019

MERCEDES JANSA / MADRID

Aspecto de la factoría de Alstom en Santa Perpètua de Mogoda

Aspecto de la factoría de Alstom en Santa Perpètua de Mogoda. / periodico

En el año 2019, el metro de Lima, la capital de Perú, se parecerá aún más al de Barcelona. Veinte nuevos trenes se añadirán ese año a los ya existentes en la única línea del subterráneo limeño y llevarán el sello ‘made in Santa Perpètua de Mogoda’. Habrán salido con puntualidad de la factoría que Alstom España tienen en esa localidad vallesana y servirán para ampliar y renovar la única línea que atraviesa la ciudad de norte a sur desde el 2013. Es el medio de transporte más popular que utilizan al día unos 320.000 limeños, con lo que la ampliación a nuevos vagones permitirá multiplicar su capacidad y llegar a los 48.000 beneficiarios a la hora en una ciudad de unos nueve millones de habitantes.

El contrato, adjudicado hace pocos días, está valorado en 200 millones de euros.  Al igual que para el primer encargo, Alstom ha tomado como referencia los trenes de la línea 9 del metro barcelonés y los que viajen a Lima serán un modelo evolucionado de la serie 9000, que son una referencia en el mercado internacional de las infraestructuras del transporte. Cada tren va equipado con aire acondicionado, sistemas de información al pasajero, asientos y rampas de acceso para pasajeros con movilidad reducida.

CARGA DE TRABAJO

Este es el proyecto más reciente que ha llegado a la factoría de Santa Perpètua, que da empleo director a 500 trabajadores e indirecto a otros tantos. A la vista de los últimos contratos adjudicados a la firma del transporte ferroviario, se puede decir que está adquiriendo bastante práctica en metropolitanos.

Con entregas previstas para el 2017 y sucesivos años, la factoria de Alstom está ahora trabajando en dotar de vehículos a los metros de Guadalaja (México),  Santo Domingo y Panamá, así como de tranvía a las ciudades de Sétif (Argelia) y Sídney (Australia).

Con una cada vez más creciente conciencia ciudadana y política de la necesidad de desarrollar formas de transporte sostenibles, Alstom acumula experiencia en desarrollar y comercializar sistemas, equipos y servicios de ferrocarril. Pero la crisis le ha obligado a cambiar de piel.

Lo saben bien quienes trabajan en la planta de Santa Perpètua, la más moderna de Europa, que es capaz de fabricar en el mismo centro trenes de alta velocidad, regionales, tranvías o metros. La recesión ha dejado en la cuneta los grandes planes de infraestructuras ferroviarias de la alta velocidad para casi todas las comunidades y la venta al exterior se ha mostrado como algo más que una alternativa coyuntural. En estos momentos el 90% de la producción de la factoría catalana está orientada a la exportación en todos los continentes.

0 Comentarios