Ir a contenido

Patrocina:

EL PROCESO DE INTEGRACIÓN EUROPEA

El Tribunal de la UE avala la patente europea unitaria y rechaza el recurso de España

La sentencia rechaza todos los argumentos del Gobierno español y recuerda que se ha autoexcluido voluntariamente

ELISEO OLIVERAS / Bruselas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) ha avalado el sistema de patente europea unitaria del que se autoexcluyeron España e Italia por planteamientos nacionalistas, al no incluir el español y el italiano como lenguas oficiales. Esta es la primera vez que España se ha autoexcluido de un proceso clave de integración europea.

La sentencia señala que el sistema de patente europea es plenamente compatible con el Tratado de la UE y que no perjudica al mercado común europeo, ni a la cohesión económica, social y territorial de la UE, como argumentaba España. El Tribunal de la UE ha subrayado que tampoco se vulnera las competencias, derechos u obligaciones de los estados que, como España e Italia, se han autoexcluido del mismo.

La sentencia supone un duro revés político para el Gobierno español, tanto el actual del PP como el anterior del PSOE, que vetó junto a Italia en el Consejo de Ministros de la UE la adopción de un sistema de patente europea a Veintisiete y forzó a los demás estados a crearlo mediante un mecanismo de cooperación reforzada en la que participan solo los estados que lo deseen.

Actidud inflexible

La sentencia responsabiliza a España e Italia de que no pudiera aprobarse la patente a Veintisiete por su actitud inflexible y bloqueadora que no dejó a los demás estados otra salida "en último recurso" que utilizar el mecanismo de cooperación reforzada con 25 países para sacar adelante el proyecto.

La sentencia destaca que las negociaciones infructuosas en el Consejo de Ministros de la UE duraron más de 10 años. El Tribunal de la UE ha recordado además a España e Italia que pueden incorporarse a la patente europea unificada cuando quieran y que no participan en el mismo por autoexclusión.

El sistema de patente europea, avalado ahora por el Tribunal de la UE, es un mecanismo simplificado que protege automáticamente la patente en el conjunto de los 25 países que han suscrito esa jurisdicción especial. Esto simplifica los trámites, refuerza la protección y abarata en un 80% los costes a las empresas e inventores, según los cálculos de la Comisión Europea, aunque continúa siendo más caro que en EEUU.

La patente europea puede solicitarse en cualquier lengua, pero debe ir acompañada de una traducción al inglés, francés o alemán, que son las tres lenguas oficiales de la Oficina Europea de Patentes, con sede en Múnich (Alemania). La patente se emite en una de las tres lenguas oficiales y el solicitante debe acompañar una traducción de las reivindicaciones que definen la invención a las otras dos lenguas oficiales.

La protección jurídica se realiza a través de un Tribunal Europeo de Patentes con sede en París, pero con salas especializadas en Múnich para la ingeniería mecánica y en Londres para los productos químicos y los medicamentos.

0 Comentarios