Ir a contenido

HAZAÑA EN EL SÁNCHEZ PIZJUÁN

El Sevilla nunca se rinde (3-3)

El equipo andaluz empata en el tiempo añadido tras perder 0-3 a la media hora y depende de sí mismo

Carlos F. Marcote

Pizarro marca el tanto del empate sevillista en el tiempo añadido

Pizarro marca el tanto del empate sevillista en el tiempo añadido.  / JON NAZCA / REUTERS

Le faltó pista al Sevilla para culminar la remontada ante el Liverpool, que se las prometía muy felices con 0-3 a la media hora del partido del Sánchez Pizjuán. Con ese marcador hubo incluso decenas de aficionados sevillistas que no aguantaron hasta el descanso y se marcharon del estadio en previsión de una humillación todavía mayor a cargo de los diablos rojos de Jürgen Klopp. Luego se quedó el conjunto andaluz a medio camino para dar la vuelta al marcador (3-3), pero su empate  final  dejó sabor a una hazaña tan potente como la de la remontada en la final de la Europa League del 2016, precisamente ante el Liverpool.

El cuadro sevillano depende de sí mismo para alcanzar los octavos después de que el Spartak dejara escapar el triunfo ante el Maribor en el tiempo añadido (1-1) y sigue teniendo fundadas esperanzas de acabar primero del grupo  E.

Concesiones defensivas

Concedió demasiada ventaja el Sevilla, que pagó a las primeras de cambio la improvisación a que tuvo que recurrir Eduardo Berizzo para colocar a Geis como central al lado de Lenglet ante las lesiones de Kjaer, Pareja y Carriço. Firmino abrió el marcador en el primer córner antes de que su cumplieran dos minutos y Mané amplió la ventaja inglesa en otro saque de esquina 20 minutos después. Ambos fueron lanzados por Coutinho. Y sin necesidad de que apareciera el cuarto magnífico del Liverpool, Salah, Firmino metió el tercero tras un desvío de Rico a tiro de Mané en un contraataque (m. 30).

Ben Yedder, autor de dos goles, conduce el balón / cristina quickler (afp)


Tras una pitada general a la retirada al vestuario en el descanso, la enérgica salida del equipo sevillista en el segundo tiempo desarmó a su rival, que vio como Ben Yedder encendía los ánimos locales con un gol de cabeza a pase de Banega (m. 51) y otro de penalti cometido por Moreno sobre él mismo (m. 51). No sentenció el cuadro británico a la contra, el árbitro no señaló un penalti a Mané y Pizarro aprovechó un córner en el tiempo añadido para alcanzar la igualada final tras un rechazo defensivo (m. 93). 

"La gente nos llevó hacia adelante, creímos en la remontada y estuvimos cerca de culminarla. Fuimos capaces de avergonzarnos de la primera parte que jugamos y sacamos el alma para competir de forma animal. Jugando de esa manera siempre ganas", declaró el entrenador del Sevilla al término del encuentro.

Goleada al Mónaco

El que no tiene ya ninguna posibilidad de progresar es el Mónaco, semifinalista en la pasada edición de Champions, que cayó goleado en su estadio por el Leipzig (1-4). El equipo alemán iguala a puntos en el grupo G con el Oporto, que empató en Estambul con el Besiktas (1-1), clasificado para octavos como primero.

Werner, delantero del Leipzig, celebra el tercer gol del equipo alemán, marcado por él de penalti / CLAUDE PARIS (AP)

En el grupo F, el Nápoles goleó al Shakhtar en el estadio de San Paolo (3-0) y aún alberga esperanzas de clasificación como segundo, ya que la primera plaza quedó adjudicada definitivamente para el Manchester City con un gol de Sterling a poco del final del choque contra el Feyenoord (1-0). Pleno de victorias del conjunto dirigido por Pep Guardiola y pleno de derrotas para el decepcionante cuadro holandés.

0 Comentarios
cargando