Ir a contenido

HARTOS DE JUGAR VIERNES Y LUNES

El mosqueo del Espanyol

El club perico, que recibe este viernes al Levante, se queja de los horarios que fija la Liga

Raúl Paniagua / Barcelona

rpaniagua40179352 gra446 cornell el prat de llobregat barcelona 18 09 201171012181752

Quique Sánchez Flores gesticula en el partido disputado el lunes 18 de septiembre ante el Celta.  / EFE / QUIQUE GARCÍA

La inquietud se repite cada semana. Cuando la Liga de Fútbol de Profesional anuncia los horarios de una nueva jornada los pericos siempre temen lo peor, especialmente si juegan en casa. El enfado no es nuevo, ya que la temporada pasada el agravio ya resultó evidente. Hasta dos veces se quejó el Espanyol a los dirigentes por jugar tantas veces los viernes y los lunes. En este curso se repite lo mismo. El mosqueo empieza a ser notable.

El equipo blanquiazul recibe este viernes al Levante en Cornellà. Ni el día, ni la hora (las 21.00) ni la entidad del rival representan un gran reclamo para que el estadio blanquiazul registre una buena entrada, pero el club espera que su afición responda y supere estas adversidades. Ya está acostumbrada a convivir con esta situación. El siguiente partido en casa aún será peor, ya que el bloque de Quique Sánchez Flores recibirá al Betis el lunes 30 de octubre. Una pena, ya que el cuadro andaluz es de los que más público atrae después después de los dos grandes. Una semana antes, también en lunes, jugará en Anoeta.

"Nos gustaría jugar más a menudo a las 18.00 del sábado o a las 16.00 del domingo, pero por nosotros mismos, no por ser la novia en las grandes bodas del Madrid o el Barça", asegura Quique

El técnico perico se detuvo este jueves en esta cuestión en la previa del regreso de la Liga. "El reparto de horarios se debe hacer mejor. Creemos que repetimos demasiado partidos en viernes y lunes", empezó diciendo Quique, que fue más allá en su reflexión:  "Nos gustaría jugar más a menudo en otros horarios, ser protagonistas del pastel de jugar a las 18.00 del sábado o a las 16.00 del domingo, pero por nosotros mismos, no por ser la novia en las grandes bodas del Madrid o del Barça, que es cuando nos ponen estos horarios". El preparador se ofreció a hablar con los responsables para explicarles su punto de vista. "Esta situación no favorece el crecimiento de algunos equipos. Hay mucho que hablar y mejorar". 

"Siempre los mismos"

El vestuario también está molesto con estos horarios. De los partidos disputados en casa, solo el pulso ante el Leganés tuvo un horario clásico, el domingo 27 de agosto a las 18.15. Acudieron 17.895 personas a Cornellà, tres mil más que en el choque ante el Celta, que se jugó el lunes 18 de septiembre por la noche (14.853 espectadores). En la misma semana, el equipo recibió al Depor el domingo al mediodía (19.585).

Ante el Levante tendrá lugar la primera cita en viernes, un día malo pero no tanto como los lunes. "Parece que siempre juegan los mismos en estos días. No es preocupación pero no me gusta jugar los lunes. Lo digo pensando en la gente que es socia y trabaja al día siguiente y también en los niños que tienen que ir al colegio. Ojalá la Liga empiece a pensar en la gente y no tanto en ellos", valoró Gerard Moreno

50.000 euros por partido

La Liga fracciona los encuentros en diferentes franjas horarias de viernes a lunes para llevar a cabo una retransmisión escalonada de todos los duelos. A los clubs que no juegan el fin de semana los compensa con 50.000 euros por partido como local. Por tanto, el Espanyol ingresará 150.000 euros en las 10 primeras jornadas por los choques contra el Celta, Levante y Betis. 

"No me gusta jugar los lunes. Lo digo pensando en la gente que es socia y trabaja al día siguiente y también en los niños que tienen que ir al colegio. Ojalá la Liga empiece a pensar en la gente y no tanto en ellos" (Gerard Moreno)

La cifra puede compensar en partidos poco atractivos, como puede ser el de este viernes, pero no tanto ante rivales interesantes. La campaña pasada el estadio de Cornellà fue el que menos se llenó porcentualmente de toda la Liga. En este curso va por el mismo camino. Con 17.444 espectadores de media solo se cubre el 43% del aforo, el segundo peor registro tras Balaídos (42%). 

0 Comentarios
cargando