Ir a contenido

El futuro llama a la puerta del Barça de baloncesto

La cantera azulgrana despunta con el título de la Euroliga conquistado por el Barça júnior

El equipo de Julbe, construido en torno a la generación del 98, desborda talento

Luis Mendiola

Los jugadores del júniors del Barça posan con el trofeo conquistado en Berlín con el técnico Alfred Julbe a la derecha de la imagen

Los jugadores del júniors del Barça posan con el trofeo conquistado en Berlín con el técnico Alfred Julbe a la derecha de la imagen / GETTY / FRANCESCO RICHIERI

La cantera del Barça de baloncesto emerge con fuerza después de años en la sombra. El título europeo logrado el pasado domingo en Berlín, durante la final four redondea una excepcional temporada, saldada con un triplete únicocampeonato de Catalunya, de España y Euroliga. La combinación de un grupo de jóvenes prometedores, la generación del 98, en algunos casos con mucho talento, y el trabajo del experimentado Alfred Julbe, también responsable técnico del Barça B, que compite en la LEB oro, ha producido unos resultados ilusionantes para una sección que, temporada a temporada, va perdiendo la identificación del equipo con la grada y que busca cambiar esa dinámica para sustentar la apuesta por el nuevo Palau.

Los tricampeones

ERIC VILA

Ala-pívot 2,09 (1998)
«Jugador total, polivalente y con mucho talento. Ha mejorado mucho en tiro. Actúa con mucha libertad para jugársela, interpreta muy bien el juego que hacemos y puede jugar en tres posiciones en defensa», dice Julbe.
SERGI MARTÍNEZ
Alero 2,01 (1999)
«Es su primer año júnior. Por estatura tendría que enfocarse a la posición de alero. Hace de todo. Es un todoterreno. Ataca, defiende, juega de cara al aro e interpreta muy bien el juego»

POL FIGUERAS
Base 1,87 (1998)
«Es el doctor. Por su maestría y el control de los partidos. Me recuerda a veces a Nacho Solozábal. En defensa asume uno de los papeles más sacrificados. Acabará anotando más»

RODIONS KURUCS
Alero 2,04 (1998)
«Se ha pasado siete meses lesionado. Pero al final ha llegado a tiempo. Ha ido creciendo desde el Campeonato de España. Tiene muy buen tiro, mucho talento y es explosivo»

ALEIX FONT
Escolta 1,95 (1998)
«Es uno de los talentos puros del equipo. Un jugador muy polivalente, que utiliza su enorme rapidez. Muy fuerte físicamente, a pesar de su estatura. Capaz de ayudar mucho en defensa»

MAXIM ESTEBAN
Alero 2,01 (1998)
«Tiene mucha calidad. Es un tirador puro. Muy tranquilo en la cancha, de ejecución muy rápida de tiro. Tiene que fortalecer el cuerpo aún, porque lo sigue teniendo de adolescente»

AUTOMAGNE DIAGNE
Pívot 2,14 (1998)
«Es una fuerza de la naturaleza. Jugar con él es como hacerlo con un portero. Interpreta el juego muy bien, buen pasador, capaz de un juego global, es muy integrable"


El resto son júniors de primer año:

Raimon Carrasco, base de 1,88.
Adrià Arqué, alero de 1,86
Mamadou Diop, pívot de 2,13
Andrija Marjanovic, alero de 2,02
Nikola Zizic, pívot de 2,08 del 2000, aún en edad cadete

«Lo bueno de este grupo es que hay buenos perfiles en todas las posiciones. Eso es algo que pasa muy de vez en cuando. Que cada generación diera un jugador que llegase, lo firmarían todos. Y cuando las generaciones son muy completas, como esta, se pueden conseguir cosas como el triplete que acabamos de hacer», explica Julbe.La calidad de Eric Vila, un exterior de 2,09, que fue elegido el MVP en Berlín y cumplió 18 años el domingo, resulta lo más llamativo de un grupo que brilló con luz propia frente al Estrella Roja por carácter, juego atractivo y espectacular defensa y que atesora más nombres para recordar como los de Pol Figueras, Sergi Martínez, Aleix Font, Maxim Esteban, Rodion Kurucs Atoumane Diagne.

La llegada del técnico barcelonés a la sección azulgrana no fue casual. «Llevaba unos años sin poder trabajar en España y cuando llamó el Barça lo vi como una oportunidad magnífica de volver a casa», comenta agradecido. Su sólida trayectoria en la ACB, en equipos como Joventut, Zaragoza o Girona, decidió al club a reclutarlo el pasado verano para consolidar el trabajo de cantera y proyectar a un grupo en el que se tenían muchas expectativas.

APUESTA CLARA

La duda que se plantea ahora es cuántos de ellos lograrán llegar al primer equipo, después de ver el papel testimonial de canteranos como HezonjaHakanson Eriksson en estos últimos años. Y si el club conseguirá traspasar al baloncesto la filosofía que se aplica en el fútbol, dotándose de un núcleo duro de jugadores de la casa.

«A bastantes de ellos los veo con opciones de llegar arriba», valora Julbe. «La apuesta del club es clara en ese sentido. Hay muchas ganas de que lleguen. Todo el mundo, desde la dirección técnica y de la cantera y los directivos, comparten el deseo de dar un impulso global para que se consolide un proyecto con un núcleo fuerte de jugadores nacionales, porque las mejores etapas han llegado con un núcleo nacional, que siempre te da un valor añadido».

EL BACHE DE LOS 18 AÑOS

El problema con el que se encuentran los jugadores de la etapa júnior es que su trayectoria se corta bruscamente a los 18 años. En otros países, como Francia o Alemania, la formación se estira los 19 o 20. «Lo ideal es que pudieran seguir en una competición sub-19 para completar su formación», admite, porque el club ahora tendrá que plantearse cada caso de forma individual, con la posibilidad de que alguno, como en el caso de Eric Vila, opte por irse a la Liga Universitaria de EEUU.

«Nuestro trabajo es que los chicos lo hicieran bien y estuvieran preparados», cuenta Julbe, «sabiendo que tienen que pelear por un puesto en plantillas en Europa que cuentan en algunos casos con dos o tres jugadores que disputan contratos en la NBA. Ahora se trata de impulsar cada perfil y tomar decisiones, que excede de mi potestad. Depende del club, de CreusPascualCapdevila, a los que yo intentaré ayudar en la medida de mis posibilidades». 

0 Comentarios