Ir a contenido

Análisis

Quinteto para clarinete

MARTÍ PERARNAU

Por la misma época que los revolucionarios franceses tomaron la Bastilla, el genial Wolfgang Amadeus Mozart componía su Quinteto para Clarinete. Hay que recordar esta concatenación en el día en que el Barça volvía a asaltar el Bernabéu con sus cinco hombres del centro del campo: Busquets, Xavi Hernández, Cesc, Messi e Iniesta, el nuevo quinteto del clarinete. Porque cuando José Mourinho creía tener todas las respuestas, Pep Guardiola le cambió las preguntas.

Los entrenadores se explican desde sus contradicciones. Humillado por el 5-0 de hace un año, cuando quiso jugarle valiente al Barça, Mourinho afrontó las batallas de abril desde el repliegue y el enmurallamiento. Pero los últimos meses de excelentes resultados crearon alas en el entrenador portugués e hicieron pensar a la afición que era ahora o nunca. Y aunque el cuerpo le pedía colocar su triángulo de presión alto, el corazón y el ímpetu apostaron por Õzil, que fue tanto como jugar de nuevo de frente y a pecho descubierto. A cambio vació de recursos su centro del campo, que es el equivalente al suicidio frente a un rival del perfil del Barça.

Digo que había en el madridismo la sensación de que era ahora o nunca. El pronóstico más popular estos días hablaba de un 5-0 inapelable que cerraría todas las venganzas. Y, en cambio, la sensación que flotaba en el barcelonismo era de que, siendo importante el resultado, incluso lo era más la jerarquía. Se podía perder todo, excepto la presencia formal de un modo de concebir el fútbol que ha llevado a este equipo a instalarse en el Gotha del fútbol.

Ladillo

La alineación de Özil suponía un punto de partida atrevido por parte de Mourinho, pues jugaba con el enganche que da tempo y control al galope atacante. Pero la falta de intensidad del alemán acabó por devenir en un agujero inmenso en el centro, donde los cinco del clarinete se recrearon en su superioridad numérica, técnica y posicional.

Desde el banquillo se apoyó con poderosos movimientos: a los 10 minutos, Alexis abandonó el rol de delantero centro profundo para caer a la derecha; a los 20, Guardiola ordenó una defensa de tres, subió a Alves al extremo diestro y retornó al jugdor chileno entre los centrales. Y a los 37, el control del balón desembocó en el sometimiento del rival.

Descuartizado por la incomprensión de las causas táctico-estratégicas de tantas derrotas, el Real Madrid vivió de nuevo una pesadilla en la oficina. El segundo tiempo fue una sinfonía de clarinete, ahogado el equipo local en su incomprensión de los porqués.

0 Comentarios