Ir a contenido

CIVISMO

Cornellà multará a los propietarios de perros por el ADN de las heces

La nueva Ordenanza de Convivencia Ciudadana prevé la obligación de registrar genéticamente a los animales

La normativa contempla sanciones de hasta 3.000 euros para casos reincidentes

Manuel Arenas / Cornellà

Chuchos en el patio 8Vecinos con sus perros en la nueva zona de recreo canino de Nou Barris.

Perros en una zona de recreo. / JOAN PUIG

El Ayuntamiento de Cornellà podrá multar a los propietarios de perros a través de la identificación genética de las heces. Así lo prevé la nueva Ordenanza de Convivencia Ciudadana de la ciudad, que añade la obligación para los dueños de registrar el ADN de los animales en su correspondiente ficha completa del censo, junto a la identificación del chip.

Fuentes del consistorio aseguran que el objetivo principal de la nueva medida es mejorar la calidad de vida de los canes, aumentando las posibilidades de identificarlos en casos de abandono. Sin embargo, la obligación de registrar su ADN también se contempla para que, “en casos de zonas con gran concentración de excrementos, se pueda cotejar el ADN de estos con el de los animales para hacer seguimiento y sancionar al propietario”, afirman fuentes del consistorio.

La identificación genética de las deposiciones animales funciona desde hace unos días en Parets del Vallès, cuyo alcalde, Sergi Mingote, está convencido de que solo con la puesta en marcha del proyecto y la amenaza de la multa se conseguirá que alrededor del 40% de los incívicos rectifiquen y recojan las heces de sus mascotas. La medida también opera en localidades como Tarragona o Sitges.

Sanciones de hasta 3.000 euros

La nueva ordenanza de Cornellà recoge importantes sanciones económicas -conmutables por trabajos en beneficio de la comunidad- para hacer frente a los actos incívicos, que pueden oscilar entre los 30 y los 3.000 euros para casos reincidentes por no recoger las deposiciones de los animales de compañía. En lo que va de año, la Guardia Urbana ha puesto en Cornellà 137 sanciones relacionadas con la tenencia de perros. 

El ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña de sensibilización para fomentar el civismo en el municipio, haciendo especial énfasis en la identificación de los perros como una herramienta fundamental para fomentar la tenencia responsable de animales, evitar las pérdidas y combatir el abandono. 

'¿Sumas o restas? por una Cornellà más cívica. Sé responsable de tu perro' es el eslogan de esta campaña que incluirá la distribución de unos dípticos informativos con las recomendaciones básicas. En la aprobación de la nueva normativa han tenido un papel relevante los veterinarios y las asociaciones de animales de Cornellà, a las cuales afecta de manera directa.

Registro Censal Municipal

La iniciativa incide en la responsabilidad de los dueños, advirtiéndoles de que deben tener a sus mascotas en buenas condiciones higiénicas y saludables y correctamente inscritas en el Registro Censal Municipal -se dispone de un máximo de tres meses desde su nacimiento o adopción-.

También se recuerda a la ciudadanía la importancia del civismo incluyendo un plano con la ubicación de los espacios o parques especiales para perros existentes en la ciudad. En los últimos meses, en Cornellà se han incorporado nuevos 'correcans' (que ya suman 20 espacios de recreo para perros), y "se han aumentado las tareas de limpieza en la vía pública para prevenir los posibles riesgos para la salud", asegura el ayuntamiento de la ciudad del Baix Llobregat.

Pruebas más económicas

La investigación y las nuevas tecnologías están permitiendo que la dificultad y los precios prohibitivos que hasta hace unos años suponía realizar una prueba de ADN se hayan convertido en algo más cotidiano.

Tecnología punta como la que utiliza Vetgenomics, una empresa creada en el 2011 en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), que ha permitido reducir el coste de 200 a 35 euros por test en comparación con otras ofertas similares.

Su proyecto ‘Can-ID’ es uno a los que se están acogiendo algunos ayuntamientos para crear una base de datos de ADN de perros con el fin de localizar y multar a los propietarios incívicos a través de las heces de sus mascotas. Aunque el perro no esté censado y no se pueda identificar a su dueño, una muestra de excremento recogida en la calle también permite hacer un retrato robot del perro (color, talla y otros detalles) para que la Policía Local pueda perseguir al incívico.

Más noticias de Cornellà en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Temas: Perros

0 Comentarios