Ir a contenido

CIUTAT VELLA

Arte para el día a día

La asociación Creart monta talleres para que profesores y alumnos desarrollen habilidades

SÍLVIA ALBERICH / BARCELONA

Artistas 8Marta Mercadé, Chené Gómez y Ramón Malvar, de Creart.

Artistas: Marta Mercadé, Chené Gómez y Ramón Malvar, de Creart. / JOAN CORTADELLAS

"El arte es una vía para desarrollar la creatividad y esta es la mejor herramienta para resolver problemas". Esta frase, de Chené Gómezlicenciado en Bellas Artes, fundador y presidente de Creart (Cortines, 23, en Ciutat Vella), resume el espíritu de la entidad. Las vivencias personales son la base de las actividades de la asociación, tanto en las de ámbito internacional (lleva a cabo proyectos en Palestina y otros países), como en las que realiza en Barcelona, centradas en proyectos con profesores y niños.

A los docentes les suelen impartir ocho sesiones de formación práctica para que, mediante juegos como hacer un colaje que represente a la persona que tienen delante, puedan transmitir a sus alumnos capacidades como tomar decisiones, tener paciencia o ser tolerante."Muestran cierta excitación al proponerles que jueguen, parecen niños", destaca Marta Mercadé, educadora social, antropóloga y responsable del departamento de Educación de Creart. Los talleres para menores tienen el mismo objetivo y las actividades están enfocadas a ofrecer recursos que les resulten útiles para afrontar su vida cotidiana.

Entre la amplia gama de actividades está "el cordón de vida", donde los alumnos atan a un cordón distintos materiales, como alambres, algodón, madera o una pluma, que sirvan para explicar su vida. "Representan, de una manera plástica, cómo se han sentido en distintas etapas vitales", explica Mercadé.

Además de la formación a educadores y los talleres con niños, Creart desarrolla su tarea en dos ejes más, el trabajo en red y la instalación artística. La primera consiste en que una escuela visite otra y realicen actividades plásticas conjuntamente, mientras que la instalación artística es el resultado final del trabajo de profesores y alumnos.

Los distintos "cordones de vida" son un ejemplo de instalación artística que podría exponerse en un sitio público, como una plaza. "Además de dar visibilidad al trabajo, sentimos ese espacio como nuestro, generando una idea de ciudadanía activa", detalla la antropóloga.

REFUGIADOS

Desde su creación en el 2006, Creart ha trabajado con alumnos de 5º y 6º de primaria de nueve escuelas de Sarrià, Sant Martí y Gràcia. En los próximos proyectos, lo harán con ocho colegios de Ciutat Vella. En cuatro de ellos seguirán con el mismo proyecto y, en los otros cuatro, empezarán uno nuevo de sensibilización con los refugiados. "Queremos que los niños entiendan las necesidades y el proyecto vital de un refugiado", explica Ramón Malvar, tesorero de Creart.

Temas: Arte

0 Comentarios