• Miércoles 26 abril 2017, 02:14 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

EMPLEO Y SOCIEDAD

Las bajas laborales de las embarazadas

Viernes, 12 de noviembre del 2010 Diana Puig Bono (Eivissa)

Soy madre de una niña de un año y, por tanto, conozco la situación de estar embarazada. He tenido la suerte de que mi embarazo fue muy bueno, porque me permitió hacer una vida normal, a diferencia de otras mujeres, que lo pasan mal, sobre todo los primeros tres meses; incluso necesitan reposo absoluto. Coincido con mujeres en estado, tanto por mi trabajo como por amistad, y es una vergüenza que, por el simple hecho de estar en una situación que es natural para una mujer, encontrándose bien, haciendo vida y hasta haciendo viajes, estén de baja laboral. Ahora tenemos la suerte de que las mujeres embarazadas estamos muy protegidas por la ley, podemos pensar que nuestras futuras hijas, cuando vayan a ser mamás podrán también disfrutar de los mismos derechos que nosotras, si así es necesario, no porque sí. No hay que abusar de esos derechos, no hagamos de la ley una trampa para aprovecharnos de nuestra circunstancia, porque podemos perderlos. Converso a veces con mujeres que, en el momento de quedarse embarazadas, se dirigen a su médico de cabecera y les cuentan que no se encuentran bien (aunque no sea verdad) y reciben la baja. También es verdad que hay trabajos y trabajos, algunos de los cuales no aconsejan que los hagan señoras en dicha situación. Pero me opongo que ciertas mujeres cogen la baja desde que saben que dentro de nueve meses darán a luz. Aunque algunas de ellas sean amigas mías, no estoy de acuerdo con lo que hacen. Soy consciente de lo que ha costado llegar a estos derechos y cuántas personas han sacrificado su vida para poder permitírnoslos, pero hacer del embarazo una enfermedad no está bien. Cada una debe apelar a su conciencia para darse cuenta de lo que está mal y de las consecuencias que puede traer para todas.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.