• Domingo 21 diciembre 2014, 13:06 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

LA CORRUPCIÓN POLÍTICA

Pozos de codicia y ambición

Martes, 22 de enero del 2013 Francisco Mateo (El Prat de Llobregat)

La codicia humana está alcanzando niveles de desesperación. Con el invento de los partidos políticos se abrió el portón a gente sin preparación humana, técnica, profesional ni política. Se abrió también el acceso a las fuentes de dinero y se puso en marcha el gran circo de las influencias y las vanidades. Todo este bullicio de lisonjas va hundiendo al político de pega en un pozo de codicia y ambición que le conduce al paroxismo de la corrupción y la adulación. El dinero se convierte en una necesidad ciega que provoca el hundimiento personal más vergonzoso. Eso sí, todos coinciden en no devolver nunca lo malversado. Se autoconvencen de que lo que hacen no está mal y de que si no lo hacen ellos, lo harán otros. El cuadro es sangrante: individuos sin preparación se ven encumbrados a puestos donde se manipulan decisiones sobre la vida de los demás. Si para ocupar una plaza de enterrador hay que pasar unas pruebas, no sería un disparate exigir al que pretende acceder a un cargo público una preparación. Para impedir la corrupción, habría que poner al frente de los ministerios a personas con la mejor formación profesional y humana. Podrían crearse equipos de personas preparadas que, sin afinidades políticas, fiscalizaran la gestión de los políticos. Estos equipos, independientes, solo rendirían resultados de su gestión al Parlamento, de forma pública y con una periodicidad obligatoria. Asusta pensar cuánto dinero se ahorraría el contribuyente. Eso sí, en detrimento del codicioso desesperado.

Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos a cartalector@elperiodico.com o a nuestra cuenta de Twitter @EPentretodos

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.