• Sábado 29 noviembre 2014, 05:54 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

LOS CASOS DE CORRUPCIÓN

Hay que defender la legalidad activamente

Viernes, 1 de febrero del 2013 Luis F. Crespo Zorita (Madrid)

Venga de donde venga el dinero del PP, el objetivo último de los donantes es interferir en las administraciones buscando ventajas para sus negocios. En las administraciones españolas, para corromperse no hace falta querer cometer este delito. La corrupción se produce simplemente, sin esfuerzo; basta con asumirla como un engranaje del sistema. Es lo que nos han confirmado sentencias como las de Camps, Filesa, Naseiro¿ Todos los responsables, ante la opinión pública, banalizan la corrupción en general para relativizar la suya propia, cuando es una aberración de la conciencia moral. El corrupto se siente invulnerable por su pericia para conjurar los riesgos. Cuando es descubierto se cree superior, uno de los miembros más valiosos del grupo, que no puede ser objeto de juicio o crítica por otros, inferiores. La falta de motivación para cumplir la legalidad se torna en indiferencia afectiva; la ética pública se amolda a las exigencias del implicado y los más débiles, los administrados, solo somos meros espectadores. Para mantenerse al margen de la corrupción es imprescindible una actitud proactiva en defensa de la legalidad, por parte de los empleados públicos que no queremos participar en esa actividad deplorable.

Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos a cartalector@elperiodico.com o a nuestra cuenta de Twitter @EPentretodos



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.