• Sábado 22 noviembre 2014, 01:04 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

EDUCACIÓN

Alumnos sordos: Los intérpretes de signos, una medida de accesibilidad

Lunes, 10 de junio del 2013 Raquel Perich (Associació de Pares de Nens Sords de Catalunya)

La Associació de Pares de Nens Sords está muy preocupada por las declaraciones de la directora general de Educació Infantil i Primària, Alba Espot, en las que lamenta que los niños sordos necesiten intérprete en bachillerato y en los ciclos formativos. No ha entendido que al terminar la ESO no se han convertido en oyentes, siguen siendo sordos y necesitan los intérpretes en el aula porque, aunque hablen, escriban y lean bien, siguen sin oír. Debería ser motivo de orgullo para Ensenyament que los estudiantes sordos pidan con tanta vehemencia que se garantice la calidad de su formación, teniendo un acceso total al currículo.
Los intérpretes de signos no son una modalidad educativa o lingüística, son una medida de accesibilidad. Lo que están reclamando es su inclusión educativa. No son un capricho. Son un recurso imprescindible para que los estudiantes sordos tengan un acceso total a la información y estén en igualdad de condiciones y oportunidades que sus compañeros oyentes. De hecho, en la vida real ocurre lo contrario de lo que la directora general pretende con sus declaraciones, y los datos lo demuestran. Prácticamente el 90% de las familias con niños sordos menores de 5 años optan por no utilizar la lengua de signos en la educación de sus hijos. Pero las demandas de intérprete van en aumento durante el proceso educativo: el 50% en ESO, un 60% en Bachillerato y hasta el 70% en ciclos formativos. De las declaraciones de Espot se desprende que en los años que ha trabajado con niños y jóvenes sordos no los ha escuchado nunca. Las personas sordas saben lo que necesitan; se trata de escucharlos a ellos.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.